No es la primera vez, y seguro que no será la última, que en este tipo de debates menciono al genial Quevedo y esa lapidaria frase suya de “Donde hay poca justicia es un peligro tener razón”. Don Francisco ya anunciaba lo que era la “Justicia” en España hace 400 años, de hecho, estoy convencido que Quevedo, por su patriotismo y manera de pensar, hoy estaría encarcelado (aún más de lo que lo fue en su día) en la España actual. Pero vayamos al triste presente democrático, al del llamado, eufemísticamente, Estado de Derecho. Podría estar todo el día citando casos donde la justicia (así, con minúsculas) en España demuestra que lo que más se aplica es la Ley del Embudo, estrecha, muy estrecha para unos, los patriotas, y ancha muy ancha para otros, la izquierda, separatistas y demás ideologías afines al sistema imperante. Así que sólo voy a mencionar algunos casos ocurridos esta semana y relacionados con la “violencia política”.

Esta semana, el patriota Josué Estébanez ha cumplido 12 años en la cárcel sin beneficios penitenciarios por defenderse de un grupo numeroso de ultraizquierdistas que iban a reventar una manifestación en Madrid, con resultado de muerte de uno de ellos. Veintiséis años le cayeron por este hecho, comparen con el que quieran.

Esta semana, el jefe de ETA, Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, más conocido como Txeroki, ha resultado absuelto del asesinato del juez Lidón. Un jefe de una banda separatista asesina de más de mil españoles que no ha sido ni ejecutado ni condenado a cadena perpetua pese a ser culpable directo de algunos de otros asesinatos y jefe de todos los asesinos.

Esta semana, separatistas vascos y catalanes (Bildu, PNV, ERC, Juntos por Cataluña) están dejando claro que condicionan su apoyo al posible gobierno del Frente Popular si hay beneficios con sus “presos políticos” y la Justicia cederá, por supuesto, y no será la primera vez.

Esta semana, han puesto en libertad a otros miembros de extrema izquierda que hace unos días en Zaragoza (otra vez Zaragoza) dejaron tuerto a un motero por llevar ropa con la bandera de España. Han estado detenidos tan sólo unas horas. 

Esta semana (y la anterior, y las próximas) se han cumplido 83 años del genocidio de Paracuellos, perpetrado por el Frente Popular, ese idílico Frente Popular, dentro de la idílica Justicia que se vivía en la idílica Segunda República, genocidio cuyo máximo responsable fue Santiago Carrillo, paradigma del régimen del 78, elogiado desde el rey hacia abajo por todo el sistema y que tiene calles en España, calles que se les quitan a los asesinados por ese mismo Frente Popular y a otros patriotas. 

Esta semana, permanecen en prisión los patriotas detenidos en Barcelona que se enfrentaron exclusivamente con sus manos y sus banderas a los terroristas separatistas que estaban destrozando la ciudad, ya que las fuerzas de orden público no hacían nada para evitarlo. Mientras, esta semana también hemos visto que las calles de Cataluña siguen ardiendo, las carreteras cortadas, el tráfico ferroviario interrumpido, la universidad tomada y el caos generalizado. 

Y también esta semana, ese invento diabólico que es el jurado popular ha decidido que Rodrigo Lanza no asesinó a Víctor Laínez, sólo fue un “homicidio imprudente” en el llamado por el sistema “el crimen de los tirantes”, como si hubiera sido una disputa por ver quien era el dueño de los tirantes, cuando lo que fue es el asesinato de un patriota, falangista para más señas, por llevar los colores rojigualdas en su ropa, a manos de Rodrigo Lanza, un extranjero de extrema izquierda que ya había dejado tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona y que ya se encontraba en libertad pese a cometer ese otro crimen, había sido blanqueado por la prensa del sistema, y que tras este veredicto del jurado le espera una sentencia, según dicen, de tan solo 4 años de cárcel, de los que ya ha cumplido la mitad, por lo que pronto estará libre con la posibilidad de cumplir ese refrán español de que no hay dos sin tres. 

¡Cuatro años de cárcel!, los mismos que el Tribunal Supremo impuso a los catorce patriotas de Blanquerna multiplicando por ocho la ya injusta sentencia previa de la audiencia provincial de Madrid. Es decir, la misma pena por asesinar por la espalda a un hombre, que por entrar en un acto separatista gritando “No nos engañan, Cataluña es España”. El motivo es evidente, Lanza es de extrema izquierda y los que entraron en Blanquerna, patriotas. 

Esta próxima semana se cumplen los aniversarios de la muerte de Franco y José Antonio Primo de Rivera, la tumba de Franco ha sido profanada por la decisión, entre otros, también de unos jueces, y la de José Antonio lo será pronto. Además, recordemos que a José Antonio lo asesinaron los mismos que hoy quieren profanar su tumba, le han retirado calles, estatuas, placas y títulos y nombramientos. Pues bien, estos próximos días tenemos la oportunidad de homenajear a todos ellos, a Víctor, a José Antonio, a nuestros Caídos, a Franco, y de condenar toda esta injusticia que se está cometiendo en España. El próximo viernes 22 de noviembre a partir de las 21h, con un acto que comienza en la casa natal de José Antonio, calle Génova 24, y que, tras una manifestación por el centro de Madrid, llevará en una marcha nocturna una Corona de laurel al Valle de los Caídos. Y el domingo 24, una manifestación, también en Madrid, contra la Ley de Memoria Histórica y contra la profanación del Valle de los Caídos, que comienza en la plaza de Callao a las 11:30h y que finaliza con un acto de Afirmación Nacional en la Plaza de Oriente. 

A ver si es verdad que demostramos nuestra indignación en las calles. 

Fuente: 

https://sindicatotns.es/index.php?option=com_content&view=article&id=883:victor-la%C3%ADnez,-blanquerna,-etarras,-josué,-separatistas-la-ley-del-embudo-intervención-de-jesús-muñoz-en-el-programa-