En el artículo precedente alertaba sobre la perversidad de la nueva Proposición de Ley titulada de Memoria histórica y democrática haciendo un especial llamamiento a los líderes del PP y VOX ( al de C,s ni le nombro por considerar del todo inútil el hacerlo). Ahora me detendré con la misma intención respecto a lo que en dicha Proposición se establece respecto al Valle de los Caídos.

Así podemos leer en la misma :

“Artículo 16. Valle de los Caídos. 

 

  1. El Valle de los Caídos es un cementerio civil, lugar de memoria de las víctimas de la Guerra Civil española y la Dictadura franquista, de información de su construcción y significado, de conocimiento del periodo histórico en el que se inserta, e impulsor del reconocimiento, dignificación y homenaje de aquellos cuyos restos se encuentren allí inhumados. 
  2. En ningún lugar del recinto podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas o del franquismo. 
  3. En el Valle de los Caídos solo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil española, como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas de la contienda. Asimismo, se procederá a la reubicación de cualquier resto mortal que ocupe un lugar preeminente en el recinto”. 

 

Resulta obvio que esta redacción rompe por completo con la razón de ser de su creación y, muy lejos de ese espíritu, el PSOE y sus acólitos comunistas y separatistas pretenden ante todo su desacralización.

El Decreto de 23 de agosto de 1957, que constituía la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos invocaba el perdón evangélico y los lustros de hermandad y unidad entre españoles y decía claramente que había de ser el monumento a todos los caídos sobre cuya sacrificio triunfen los brazos pacificadores de la Cruz. No es de extrañar por lo tanto que el primer paso del PSOE para alcanzar sus objetivos sea el de modificar dicho Decreto, algo seguramente a su alcance. Y aquí se incluirá seguramente la denuncia del convenio por el que se encomendaba a la Comunidad benedictina el orar por los todos los muertos en la guerra civil, promoviendo un espíritu de reconciliación entre los españoles desde la Fe. En efecto, la Abadía benedictina se estableció para atender la Basílica y garantizar la dimensión espiritual que el monumento en su conjunto debía tener.

Desnaturalizado por completo el significado del Valle de los Caídos, conforme a lo que preve la norma propuesta por el PSOE, es obvio que la presencia de la Comunidad benedictina no tendrá razón de ser. Convertido en un cementerio civil uno se pregunta cual será el papel de los monjes en dicho recinto convertido en un parque temático que es en definitiva el objetivo último. Y aquí se plantea un problema añadido que en el texto se recoge cuando dice que “se atenderán las reclamaciones y peticiones de exhumación de los familiares de las víctimas cuyos restos mortales se encuentren en el lugar y que hayan solicitado o soliciten su devolución. Para el caso de imposibilidad técnica de exhumación, se acordarán medidas de reparación de carácter moral “ . Evidentemente se refiere a los caídos del bando rojo, pero, claro, conforme a esta redacción cabe una interpretación más extensa; en efecto, en el Valle hay enterrados 33847 cuerpos de los que unos 20000 son soldados identificados del bando nacional y el resto no identificados del bando republicano que no se sabe quienes son por proceder en su mayoría de fosas comunes. Conviene saber que los soldados nacionales llevaban identificación mientras que los del bando rojo no portaban ninguna. El Generalísimo Franco quiso darles digna sepultura a todos en lugar de proceder al estilo comunista quemando en cal viva sus cuerpos como hicieron los colegas del PSOE y comunistas en la II GM. Y eso fue así porque para el Caudillo todos eran soldados españoles y merecedores de una sepultura bajo el amparo de la Cruz.

Al exponer esto lo que quiero decir es que los familiares de los soldados nacionales procedieron a su inhumación en terreno sagrado en un cementerio católico. Al reconvertirse este en uno civil supongo que llegado el caso los descendientes de los inhumados allí procederían a pedir su exhumación. Menuda tarea le espera a los paladines del odio y el resentimiento aunque dudo mucho de que cumplan lo que dicen.

Hasta aquí lo que yo leo y los efectos que en mi opinión se derivan de la citada Proposición de Ley que comprendo pueden parecer tremendistas; de hecho la lectura de mi artículo anterior ha despertado en muchos lectores indignación pero al mismo tiempo confianza en que la citada norma no podrá salir adelante por constituir barbaridades lo que en ella se expone. Es increíble el efecto que la propaganda continua produce en el inconsciente de las personas y lo que hace la pérdida de perspectiva, incluso en personas a las que se le supone una cierta formación.

A ver si nos enteramos : la vigente LMH , no la propuesta, sino la actual, es tan inconstitucional y sectaria como la Proposición de Ley en ciernes y merced a ella se ha borrado del mapa en todas las ciudades de España cualquier recuerdo a los héroes del llamado bando nacional y sus efectos son tan nocivos en la memoria del pueblo que no hay nadie que pretenda ya revertir los desaguisados hechos por considerarlos políticamente incorrectos. Nadie, salvo esta FNFF y algunas otras organizaciones similares, hacen nada. Los partidos que ahora se denominan de derechas la han asumido del todo. Y si lo dudan, sirva de ejemplo el que ya hace dos meses que se constituyó el Ayuntamiento de Madrid y la sectaria Sra. Carmena desapareció del mapa político. La FNFF escribió informal y formalmente al Alcalde del PP y al Grupo municipal de VOX respecto al callejero de Madrid y aún estamos esperando respuesta. Entendemos que todo lleva su tiempo pero mucho me temo que el silencio administrativo no es otra cosa que la asunción de lo hecho por la Sra. Carmena en Madrid.

Así las cosas o cambia mucho la actitud de aquellos partidos que pueden dar la batalla parlamentaria o la suerte del Valle está ciertamente en peligro.

Lo reitero: ¿acaso no es suficiente el precedente de los efectos de la actual LMH ?

No hay peor ciego que el que no quiere ver o lo que es peor el que se ha rendido que también puede ser.

No es nuestro caso. Seguiremos seguros de que son muchos los españoles que nos siguen. Nuestra fuerza es muy limitada pero nos anima una enorme moral de victoria.

Continuaremos analizando esta soviética Proposición de Ley y exigiendo las responsabilidades consecuentes aunque no les guste.