Sólo voy a enunciar varias noticias que seguro han leído los últimos días y que han desaparecido de las primeras páginas de los periódicos y poco más se sabe de ellas:

  • La nueva Junta de Andalucía destapa 3.000 millones de euros en subvenciones descontroladas por Susana Díaz (marzo 2019)
  • La nómina del marido de Susana Díaz se cargó a 102 cursos distintos (junio 2016 y marzo 2019)
  • Así se ocultaron 506.408 pacientes andaluces de las listas de espera del Servicio Andaluz de Sanidad (marzo 2019)
  • Susana Díaz oculta el fraude millonario en las subvenciones de UGT en Andalucía (septiembre 2017)
  • El Tribunal Supremo condena al ex consejero Ojeda, investigado por el fraude de los cursos, a devolver un millón a la Junta (noviembre 2018)
  • El fraude de los cursos de formación en Andalucía supera los 150 millones de euros (desde 2017 hay distintas noticias al respecto)
  • 300 imputados en el caso de los ERE acusados de un fraude superior a 850 millones de euros

¿Han hecho la cuenta? Pues, aunque les parezca extraño, el PSOE´no sólo continuaría siendo el partido más votado, sino que, al contrario, ahora obtendría más votos que hace seis meses. Ya sé que escapa a toda lógica, pero es así.

Al lado de las anteriores, los trajes de Camps, con los que estuvieron varios años dándonos la vara, no son nada. La trama de comisiones Gürtel es incomparablemente menor en cuanto a la cuantía se refiere que el caso de los ERE. Pero los medios de comunicación, día a día, hora a hora, minuto a minuto, nos han bombardeado con los mismos. Se han realizado documentales, programas especiales, entrevistas, análisis jurídicos, e incluso programas de humor y humoristas políticos que han adaptado sus chistes al tema de cada uno de los escándalos. ¿Y qué me dicen del del ordenador de Bárcenas? No faltaron los programas y espacios en los informativos hablándonos de las miles de veces que se borró el disco duro… 

La décima parte de cualquiera de las noticias anteriores, si hubiera estado el PP por medio, habría provocado manifestaciones de “indignados” simultáneamente en todas las provincias españolas, aunque fueran diez a cada manifestación y en total no llegaran a quinientos. Eso habría sido lo de menos. La noticia siempre sería que grupos de ciudadanos “indignados” habían salido a calle en protesta porque alguien del PP… Todavía hay quienes se preguntan por qué esto es así y no encuentran una respuesta satisfactoria. ¡Almas de cántaro! ¿Qué esperáis?

En 1934, el PSOE promovió un levantamiento armado contra la República y financió la compra de las armas con las que murieron miles de personas. No sólo nunca le ha pasado factura, sino que, al contrario, en su momento, los medios de comunicación consiguieron que se hablara de la represión, en lugar de la rebelión. Hoy nadie habla de que en 1934 el PSOE dio un golpe de estado. ¡Así son las cosas!

Que en 1936 los socialistas robaran las reservas de oro del banco de España y lo guardado en las cajas de seguridad de los bancos, no se ha tratado ni tan siquiera de refilón. Cualquier intento de hacerlo, ha sido tratado con desprecio y se ha silenciado, cuando no ridiculizado, a quien osara profundizar en el mismo. Antes bien, se cuestiona la veracidad de estos hechos, como si de una leyenda se tratara. ¡Y vaya si fueron verdad! Como que nos arruinaron a todos los españoles y la recuperación del país costó infinitamente más tras la Guerra Civil.

Que Zapatero en 2008 consiguiera arruinarnos gracias a las delirantes ideas económicas y la ineptitud palmaria de los distintos ministros de Economía en quienes delegó tal responsabilidad, no le ha pasado factura personal al t…, bueno a ése que ustedes saben. Ni al propio PSOE. Antes bien, les ha hecho adalides en la lucha contra los “recortes” del PP. ¡Y la gente se lo ha tragado, que es lo que más j…joroba!

Está claro que no hay equidad en el tratamiento informativo que se da a los temas cuando de la izquierda o la derecha se trata. Pero, ¿hay alguna esperanza? Claro que la hay. No desesperen, pero tampoco confíen en que le pasará factura electoral. ¿Cuál es la solución?: judicializar cada una de las tropelías que el PSOE comete contra el erario público en beneficio de sus correligionarios. Tenemos que exigir, a quienes pueden hacerlo, los partidos políticos a los que votamos, que con el dinero que reciben por nuestros votos, se personen como acusación particular en cada uno de los latrocinios que la izquierda suele cometer. No hay otra vía.

Háganlo. Coméntenlo con sus conocidos. Lo peor es resignarse. Y recuerden: para que triunfe el mal, basta que los hombres de bien no hagan nada.