Una corta nota publicada el pasado día 16 en portada de "EL CORREO DE MADRID" recogía escuetamente el comentario del presidente de VOX sobre el incendio de Nôtre Dame en Paris, destacando que "Según Abascal "los islamistas que quieren destruir Europa y la civilización occidental" están "celebrando" el "incendio de Notre Dame", por lo que reclama que "tomemos nota antes de que sea tarde". Unas líneas que resumen magistralmente el meollo de la gran tragedia parisina y nos ha hecho pensar y analizar unos pocos elementos del suceso.

 

Que gran parte de la población musulmana de Francia - que ya supone el 10% del total - "lo está celebrando" no es ningún secreto.En muy pocas horas las redes francesas han registrado la presencia masiva de memes y comentarios jocosos de jóvenes islamistas, algunos de ellos con la cara tapada, retorciéndose de risa por lo ocurrido. Un detalle que no indica causa pero si efecto y es por ello un interesante elemento de la minuciosa investigación que tendrá lugar en los próximos días. Que tanta risa se produzca en plena Semana Santa, cuando los restos del Estado Islámico difunden un video llamando a sus fieles a atentar esta semana contra las iglesias - incluidas las españolas - no deja de oler mal, muy mal.

 

En cuanto a las causas del siniestro cabría barajar varias alternativas, desde las teóricamente más probables hasta las más elucubrantes - como la de que el incendio podría haberlo provocado un drone manejado a distancia. Llama en todo caso la atención que los 15 operarios que poco antes de declararse el incendio aún se encontraban en la zona, y que han sido minuciosamente interrogados, dicen no haber observado nada fuera de lo normal ni haber estado operando maquinaria alguna. Como aditivo, hay que recordar que los cielos de Paris esa aciaga tarde no eran en absoluto tormentosos, no hubo rayos ni otras posibles causas naturales - como lo ocurrido a nuestra catedral de León años atrás, incendiada por un rayo. ¿Un cortocircuito, cuando ya no había operarios en la zona y por ello no tendría que haber habido maquinaria eléctrica conectada? Sea como sea, la verdadera causa de lo ocurrido algún día se sabrá y sólo queda desearle a nuestros vecinos franceses que la cosa se averigüe en breve y nadie - ni siquiera el propio Gobierno - le oculte unas causas y autorías como las del 11M que nos ocultaron a nosotros durante tantos años.       

 

Aún pecando de malpensados, no es fácil desasirse de la idea de que lo de Nôtre Dame podría haber sido provocado. En Francia, dos iglesias por término medio son profanadas cada día, y son muy frecuentes los incendios. Un total de 1.063 ataques contra iglesias cristianas y sus símbolos (cruces, imágenes, altares, etc.) se registraron en Francia en el 2018. Un aumento del 17% comparado con el año anterior (2017) en el que se registraron un total de 878 profanaciones - algo que ilustra el hecho de que estos ataques contra la Cristiandad van de mal en peor. Y lo más significativo es que, según registros oficiales que el Gobierno Francés mantiene en secreto, los autores casi siempre son "jóvenes con historial migratorio", frecuentemente descritos como "jóvenes islamistas" - una descripción corroborada por muchos de los restos que dejan tras de sí, como las inevitables inscripciones de su "Alahu Akbar". ¿Se imaginan la conmoción que podría producirse en Francia si se descubre que el incendio fue provocado, y por quién fue provocado? El reventón social que una tal noticia provocaría acabaría en sangre, en mucha sangre, y en el triunfo definitivo y apoteósico del Frente Nacional de Marine LePen. Por todo ello los informadores estamos atentos a cualquier posibilidad, por estrafalaria e improbable que ésta sea, a sabiendas de que los políticos son capaces de cualquier cosa con tal de arrimar el ascua a su sardina, o de evitar que la arrime a la suya el adversario.     

 

Y es que para las mentes suspicaces del periodismo de acción, lo de Nôtre Dame innegablemente guarda cierto paralelismo con lo sucedido en España el 11M de triste memoria. No en el aspecto físico del atentado sino en la reacción de los políticos y su insistencia en consolidar la creencia de que ha sido algo accidental. Los ministros franceses no se cansan de repetir la tesis del accidente involuntario. Años atrás, el "accidente" del 11M sirvió para que unos socialistas desaprensivos defenestraran a unos conservadores cobardicas que, por razones políticas, diplomáticas o como fueran, no supieron dar la cara y arremeter contra los verdaderos culpables de la masacre y hasta atribuirse el siempre positivo papel de víctimas subsidiarias - como ha sabido hacer Macron.. Hemos tardado muchos años en tocar el fondo de la trama pero la verdad ya empieza a abrirse paso. En Paris, con un presidente Macron que esa misma tarde se las jugaba en un debate televisado destinado a aplacar a los "chalecos amarillos", el dirigente francés supo agarrar al toro por los cuernos, olvidarse del debate, cambiar el guión de la película que iba a contar, y movilizar los sentimientos de una abrumadora mayoría de franceses para quienes lo de Nôtre Dame es infinitamente más trascendente que las protestas de los amarillos. Ahora, en su sentida arenga a la población, ya se ve en el poder otros cinco años, que es el plazo que ha dado para reconstruir la catedral y la opinión pública verá en ese gesto un indicativo de liderazgo y devoción nacional. Las ocasiones las pintan calvas...