La gran mayoría de los habitantes de Torrejón de Ardoz, somos calaña. Eso se deduce de lo manifestado hace pocos días y públicamente a través de un comentario en facebook, por un supuesto militante socialista llamado Alejandro González. Ni que decir tiene que NO hago extensible este respetado sentimiento al Grupo Socialista de Torrejón de Ardoz ya que en conversaciones con el actual portavoz del mismo, D. Javier Castillo, me consta y así me lo ha transmitido, que valora la democracia y la libertad de apoyar cualquier idea, independientemente de que sea en contra de los intereses de su partido y en ningún momento entendió el proceder de su seguidor. ¡Felicidades!

 

En su comentario, este señor argumenta que fui echado, sacado, destituido o erradicado del Partido Socialista de Madrid. Pero la historia es muy diferente y se ve reflejada en la información que a mediados de febrero de 2013 varios medios madrileños hicieron público y en los que se dejaban claros los motivos por los que yo solito y por decisión propia, siendo mayorcito, abandone la más que disciplina, tiranía a la que la militancia socialista de Torrejón estaba sometida. Repito, que dichos motivos pasaban por no querer participar en una de las dictaduras más interesantes de estudiar de la historia que yo he conocido y que tenía como mayor exponente a Tomás Gómez, alias Invictus el Tranviario. Insignificante personaje, que desde hace mucho tiempo está echado, sacado, destituido y erradicado de cualquier alineación social, deportiva y política, ¿Tendría yo algo que ver en ello? También decir que los intentos por colocarme en cualquier otra agrupación que vinieron por parte de Ferraz, no lograron convencerme. ¡Una verdadera pena!

 

Dejando todo esto a un lado y hablando en rojo, solo me queda decir dos cosas. La primera es que valoro mucho lo que ha hecho Javier Castillo y algunos de los integrantes de la candidatura, que ha presentado en Torrejón. Sacar seis butacas es sacar cinco más de lo esperado y ha conseguido dar la vuelta a una tendencia que Guillermo Fouce, como herencia del mismísimo Gómez, estaba llevando al partido a según mis muchos amigos socialistas, casi tener que plantearse vender sus instalaciones. 

 

Mi más sincera enhorabuena, espero que hagas una oposición constructiva y positiva para los muchos ciudadanos que te han dado la confianza y aunque me consta que después de los mal entendidos por algunos de tus compañeros resultados del domingo, te quieren erradicar. Deseo que aguantes y demuestres que no todos somos iguales, que tenemos respeto y educación, sabiendo estar donde nos toca en todos los momentos. Por otra parte, te solicito tomes las medidas oportunas para que esa minoría de curiosos botarates que tienen mucho que esconder, del estilo Alejandro González, también exdirectivo del equipo que este año nos representa en la tercera división del fútbol español y al que voy a apoyar desde varios ámbitos, mi amado Torrejón, desaparezcan de tu entorno, ya que solo ha generado un montón de llamadas pidiéndome perdón en el nombre de lo que representas, cosa que creo no es necesaria.¡Tranquilos! No voy a tomar ninguna medida, ni me preocupa lo más mínimo ese comentario, pero si quiero transmitir un consejo. ¡Hay que tener cuidado a quien se intenta pisar, ya que en algún sentido, no todos somos iguales!

 

¡Querido Javier! Cualquier cosa que necesites me tendrás a tu disposición y mi teléfono le tiene nueve de cada diez socialistas de tu agrupación. ¡Enhorabuena y un abrazo!

 

Volviendo a lo importante del día y apartándome de las privilegiadas cabezas que definen como calaña lo que no va por la cuerda que malamente sostiene a estos por lo que todos sabemos, supuestos sisadores, e independientemente de colores y partidos, hay que felicitar al que seguirá siendo alcalde de Torrejón, a sus diecinueve concejales y en especial a esos tres indepes, que desde el neutro sentido de la palabra han dado un paso adelante para dejarse, según ellos el alma, por los ciudadanos de mi ciudad. Miriam, Juanjo y Jose Antonio, por orden los números dos, siete y catorce de la larga lista de concejales que abarrotará el Salón de Plenos, pueden significar una de las decisiones más importantes que se ha tomado en política en los últimos años y que como se dice en términos jurídicos, sentará jurisprudencia para perpetuar al Partido Popular en Torrejón de Ardoz, por los siglos de los siglos y sin tener la necesidad de pactar, ceder, consentir o regalar cosas a quien no se lo merece por decisión del pueblo, que es el que realmente manda.

 

Sinceramente tengo que decir que quien ha estado en contacto conmigo estas dos o tres semanas atrás, escucho de mi boca decir que los populares de Torrejón sacarían 20 concejales, con lo que al final, he fallado en mi previsión. ¡A veces me equivoco!

 

En este momento no pertenezco a ninguna organización política, pero antes de las elecciones no solo me signifique de manera radical con mi apoyo al Partido Popular de mi ciudad. Lo he hecho en varias campañas de diferentes sitios de España y tengo que decir que he ganado en todas y cada una de ellas. ¡Por encima de los botarates, estamos los chulos consecuentes! Esos que por unas cosa u otras siempre llevamos razón. ¡Ya se la que me va a caer, padre!