Escribo desde una de las múltiples playas de la costa atlántica gallega. No me gustan las playas y sólo solía pisarlas en mi vida anterior de infante de marina. Hoy es distinto y aquí estoy por razones obligadas a muchos de los que ejercemos una de las tareas más habituales hoy en España : la de abuelo. Desde mi atalaya playera aprovecho para observar a la gente disfrutando del buen tiempo, mas mi cerebro me lleva a preguntarme qué pensará todo este personal de cuanto acontece en España. Y entre otros asuntos sobre cuáles serán sus ideas sobre la Ley de Memoria Histórica y en concreto sobre la posible exhumación del Generalísimo Franco del Valle de los Caídos. No lo sé y evidentemente no es cuestión de ponerme a encuestar por las arenas, mas me barrunto que a la gente que veo lo único que le preocupa es disfrutar de la vida y si tienen alguna preocupación no será otra que la derivada de los gastos que le produce la estancia veraniega y desde luego el velar por el bienestar de sus familias. Cuanto más me fijo más seguro estoy de que a esta gente el asunto de la exhumación del Generalísimo es algo que les preocupa bastante poco, entre otras razones porque ni siquiera saben quien fue. Nada extraño, pues ya hace 43 años de su muerte y la mayoría de la gente que observo ni siquiera había nacido entonces.

Y si esto es así me pregunto yo a que viene todo lo que ha organizado el Sr. Sánchez al respecto.

Cuanto más me convenzo que los españoles en su gran mayoría sólo están preocupados por el devenir diario de sus preocupaciones más seguro estoy de que no nos merecemos estos políticos profesionales y vividores del erario público. Ahora es Franco y mañana será otra cosa. La cuestión es manipular a la opinión pública y distraerla al máximo conscientes de su incapacidad para resolver los asuntos que realmente preocupan a los españoles y ¡ eso sí! resolver los suyos propios. Esto sí lo saben hacer muy bien y si alguien tiene alguna duda sólo tiene que fijarse en como y donde viven. ¿ Hablamos del casoplón de Galapagar, las tarjetas “black”, las comisiones …..etc?

Estamos en manos de una clase política peligrosa para la convivencia y evidentemente no sólo por estos lares . Fíjense si no la que han organizado en Gran Bretaña con el BREXIT. Esperpéntico.

Aún recuerdo como allá por el lejano 1975 fui designado para hacer un curso de inglés en Londres y a un compañero yugoslavo que tenía en el pupitre de al lado le preguntaron por los desastres que se podían organizar al morir Tito. “Fairy tales” ( cuentos de hadas ) contestó convencido que nada podría pasar en la floreciente Yugoslavia de entonces en la que los problemas étnicos eran apenas nada dándose la paradoja de infinidad de matrimonios mixtos. Esa era la plácida sociedad yugoslava de entonces hasta que aparecieron políticos por doquier y ya saben como acabó aquello.

Sí, nos encontramos sumidos en un sistema político nefasto que llaman democracia cuando de esta no tiene más que el nombre. De entrada en España ni siquiera hay separación de poderes : al ejecutivo lo nombra y controla el legislativo y en cuanto al judicial tres cuartas partes de lo mismo. Y los parlamentarios son elegidos y manejados por el entramado de los partidos políticos. . Basta con leer con detenimiento la Constitución española y observar como funcionan los partidos. Todo es una monstruosa mentira.

Ah!, Pero ay de uno si recuerda como funcionaba la gobernanza en tiempos del Generalísimo unos tiempos en los que España se transformó económica y socialmente y el pueblo español alcanzó las mayores cotas de bienestar que recordamos. Un vistazo a los datos socioeconómicos de entonces lo corrobora.

Pues nada, ¡hala!, al Sr. Sanchez y a sus “ proletarios “ ( me troncho) colegas lo único que les interesa es dividirnos a los españoles y llevarnos a enfrentamientos ya olvidados. Me topo con dos “perroflautas” ( trenzas, tatuajes y pendientes ….) y entablo conversación a propósito de una pelea lejana . En el hilo de esto les digo en broma que “con Franco esto no pasaba”. Me miran y es como si hubiera hablado de un marciano tal es su desconocimiento de la persona. Más si ahora apareciera alguien y empezara a decir barbaridades al respecto acabaría influenciándoles . Esto es lo que está pasando hoy en España con la LMH. Mentira tras mentira una y otra vez hasta que se convierta en una verdad. Pura táctica marxista.

Y termino mi día playero confuso ante la enorme distancia que vislumbro entre el pueblo y sus políticos. Un abismo.

 

PD: A mí me pasa igual. Juzgo prematuramente a los dos chavales a los que tildo de “perroflautas” por su apariencia y me voy convencido de mi error. Seguro que son buena gente.