Lo que ha ocurrido en el Congreso de los Diputados cuando cada uno de los diputados independentistas elegidos acataba la constitución con una fórmula de acatamiento y respeto, cada cual a ver quién decía la barbaridad mas grande, ha sido un espectáculo lamentable y esperpéntico.

Todos haciendo apología del golpismo y nada arrepentidos, que si por la república catalana, que si como presos políticos, que si hasta la proclamación de la república catalana, que si por la libertad de los presos políticos, que si con lealtad al mandato del 1 de octubre y al pueblo de Catalunya. Esto es intolerable en una de las democracias mas importantes del mundo. España figura en el grupo de cabeza de las consideradas democracias plenas según el índice de democracia realizado por The Economist, por delante de países como Francia, Bélgica, Italia y Portugal. 

Hemos debido de ser el hazmerreir de cualquier democracia, incluidas las de mediopelo. En todos los países de nuestro entorno europeo además de Estados Unidos y Australia, solamente existe una única fórmula de acatamiento y respeto hacia la constitución, y la persona que no lo hace exactamente igual como indica la fórmula de acatamiento, no adquiere el título de diputado.

Lo de nuestro parlamento ha sido vergonzoso y lamentable, todo ello permitido por una presidenta del Congresos como Marichel Batet, medio independentista, que amparándose en una lamentable sentencia del Tribunal Constitucional no ha hecho nada.

Es necesario y urgente cambiar las leyes inmediatamente, para que esto no vuelva a ocurrir, pues no está muy claro que esta legislatura vaya a durar mucho tiempo, dados los resultados electorales, a no ser que Ciudadanos apoye a los socialistas.

Santiago Abascal lo ha dicho de manera muy clara a la salida del Congreso, además, Abascal también ha presentado un escrito para suspender de manera inmediata la totalidad de los derechos y deberes parlamentarios según el artículo 21.1.2º del Reglamento de la Cámara, de los presos golpistas que han acudido al parlamento, gracias al Tribunal Supremo que permitió que pudieran ir en las listas electorales y que les ha autorizado a salir de la cárcel y quitarle las esposas, cosa que no permite al resto de presos preventivos. Por tanto, VOX ya empieza a cambiar las cosas, se le oye en el Congreso y empieza a realizar el trabajo para el que ha sido elegido por 2.700.000 españoles de bien.

Pero además, también es necesario y urgente ilegalizar a todos los partidos independentistas como ocurre en muchos de los países de nuestro entorno, como por ejemplo, en Alemania o Portugal. No se puede permitir que ningún partido se aproveche del sistema en el que no cree, para destruirlo desde dentro con el dinero de todos los españoles. En este asunto solo esta VOX, que lo ha pedido públicamente y lo lleva escrito en su programa electoral.

Fruto de esta política de la que el PP ha sido uno de los mayores responsables, en la que los partidos de los territorios, bien sean independentistas, nacionalistas o regionales, vistas las prebendas que obtienen por el voto de sus diputados para elegir presidente o aprobar leyes, cada vez tienen mas auge. En las puertas del Congreso, se descuelga el Señor Revilla, que es el presidente del Partido Regionalista de Cantabria que ha obtenido por primera vez un Diputado y dice, que jamás pactará con VOX porque quiere eliminar las autonomías, pero considera legítimo, que los partidos independentistas defiendan sus ideas, siempre y cuando respeten las leyes.

Ósea, rechaza pactar con VOX, un partido que es profundamente constitucionalista, quizás el que mas de todos. Respeta las leyes, pero quiere eliminar las autonomías por la vía legal correspondiente, porque este sistema autonómico es insostenible, ya que supone una dilapidación pública de los impuestos confiscatorios recaudados y por tanto, tendremos que elegir en que gastar nuestros impuestos, si los gastamos en sanidad, educación y pensiones o los gastamos en autonomías con sus 17 parlamentos correspondientes, sus 17 Gobiernos Autonómicos, sus cientos de parlamentarios, asesores, coches oficiales, gastos duplicados en muchas ocasiones, etcétera. Ha sido el único partido que se querelló contra los golpistas catalanes para defender la Constitución y que pagaran por tamaña ofensa, el partido del Señor Revilla no lo hizo, ahora si, considera legítimo la idea del independentismo si se respetan las leyes, pero no le parece bien la idea de acabar con las autonomías respetando las leyes. Lamentable Señor Revilla, lamentable, usted no merece ser el presidente de ese maravilloso y noble pueblo cántabro, cuna de la Reconquista, que siempre fue leal a España y del que yo formo parte.