Es difícil decir si VOX debería entrar en los gobiernos según el derecho que le dan sus votos,  o permanecer al margen, como en Andalucía, pero ejerciendo presión y crítica independiente. Gobernar al lado de partidos como PP y C´s es un riesgo enorme, por lo que comporta de inevitable participación en una políticas necesariamente antinacionales. Y el auge de VOX proviene, precisamente, de la indignación de millones de españoles con la situación a la que han llevado al país esos partidos y el PSOE. VOX representa una España que ya dice ¡basta!  a la ofensiva continuada de los demás partidos contra la nación y la libertad. La idea de que va a influir sobre ellos en un gobierno es ingenua: lo más probable es que VOX termine fagocitado por el PP, como en el fondo proponen todos los que hablan de unidad de la derecha.

 

     Pero si ha optado por la participación gubernamental,  ya no puede volverse atrás y tampoco rebajar el nivel de su política.  Y sus actuaciones últimas están resultando muy preocupantes. Cuando exigen respeto de otros partidos ya transmiten la idea de que esos partidos son a su vez respetables y que VOX aspira a convertirse en uno de ellos, un nuevo PP con matices. Según me dicen, en VOX se han introducido bastantes elementos dudosos, procedentes del PP muchos de ellos, con ansia de hacer carrera en la nueva formación. Un político que ha hecho su carrera en el PP es automáticamente un peligro, pues se ha formado en un concepto de “democracia de amigotes” y ha aceptado una cantidad excesiva de tropelías de su partido durante demasiado tiempo. Seguramente VOX necesita políticos expertos, pero no con esa clase de experiencia.

 

   Para ser sincero, las políticas últimas de VOX y su lenguaje me parecen muy preocupantes. No parecen partir de un análisis político-histórico serio, sino de los enredos de la pequeña política de un complejo político-mediático profundamente corrupto. Si VOX se convierte en un partido más, con sus matices, ya no será la alternativa general que precisa un país en vías de demolición, sea por la vía de los separatismos o de la disolución general, una seudodemocracia con leyes totalitarias. 

FUENTE: http://www.piomoa.es/?p=10280