Un fenómeno muy habitual en el nacionalismo catalán que resulta muy fácil de percibir es la admiración desmedida, casi complejo de inferioridad, respecto a la cultura vasca y sobretodo respecto al nacionalismo vasco. Algo que se traduce muchas veces en patéticos intentos de imitación, desde Terra Lliure respecto a ETA hasta el reciente “ball d´homenatge” respecto al “Aurresku”. Y sin embargo el fundador del nacionalismo vasco Sabino Arana, aunque estudió en Barcelona, nunca sintió un gran aprecio por Cataluña. Sus opiniones sobre Cataluña, que reflejó en sus escritos, son claras y contundentes (aunque puedan decepcionar a algunos de sus admiradores catalanes actuales):

Cataluña es española por su origen, por su naturaleza política, por su raza, por su carácter, por su lengua, por su cultura y por sus costumbres. Ustedes los catalanes saben perfectamente que Cataluña ha sido y es una región de España. [...]. Maketania comprende a Cataluña y maketo es el mote con que aquí se conoce a todo español, sea castellano, catalán, gallego o andaluz.

Obras completas de Sabino Arana. Editorial Sendoa. 1980. Página 830. (párrafo citado en el libro “Grandes traidores a España” de Jesús Ángel Rojo Pinilla).