Desde las elecciones de 2011 en las que el PP de Mariano Rajoy obtuvo 10.866.566 de votos, no ha hecho nada mas que perder y perder votos, unos se han ido hacia Ciudadanos y otros hacia VOX, todo debido a su corrupción, cobardía, traiciones y ambigüedad. Ha perdido mas y nada menos que 6.510.543 votos, es decir, el 60% de dichos votos, muchos mas de los que le quedan, que son 4.356.023 y que pronto perderá, como ya ocurrió en el pasado con la UCD.

 

Dicen, votarnos, no dividáis el voto, esa es su única táctica, siendo una táctica de perdedores. Como van a votarles los que tantas veces han sido traicionados. Sus bandazos, indefiniciones y traiciones son constantes, un día dicen que son de derechas, otro día que son de centroderecha y ahora dicen que son de centro, ósea, como la UCD de Suárez, que es el principal aunque no único responsable de la actual situación independentista y deriva autonomista por la que atraviesa España, puesto que fue quién concibió el Estado de las Autonomías. En el que las Autonomías no miran por la solidaridad entre todas ellas, entre las que mas tienen y las que menos tienen, entre las que mas recaudan y las que menos recaudan, solo miran por sus egoístas intereses personales para conseguir mas dinero y poder satisfacer los elefantiásicos costes de dichas autonomías, duplicando cargos, asesores y gasto en general, en lugar de repartir la riqueza de manera solidaria entre todas ellas para que todos los españoles tengan los mismo servicios públicos de calidad que se merecen.

 

Hace unos días, antes de las elecciones, Casado invitó a VOX a formar parte de un posible gobierno del centroderecha. Ahora, después del batacazo electoral del 28-A en el que han perdido mas de 3.500.000 de votos, unos se han ido hacia VOX y otros hacia Ciudadanos, dice que VOX es la derecha radical y que ellos son el centro, porque Ciudadanos es la socialdemocracia. Efectivamente, quizás ahora en parte tenga razón, que ellos son el centro, nadie lo niega, no hay mas que ver su nuevo lema electoral para las elecciones municipales, autonómicas y europeas, “Centrados en el futuro” que evidentemente reivindica el centro como el mismo y la mayoría de los líderes del PP, como Núñez Feijóo o Borja Semper han manifestado en multitud de ocasiones, renegando de los radicales de VOX como ellos los califican.

 

Que Ciudadanos es la socialdemocracia moderna tampoco es cuestionable, no hay mas que ver quién fundó dicho partido, la mayoría fueron personas del PSC que se sentían españolas y que habían sido abandonadas y traicionadas por los socialistas en su deriva nacionalista, no hay mas que escuchar las declaraciones de los socialistas catalanes como Iceta, Batet y otros. A su vez, Albert Rivera como le gusta que le llamen, se dio de baja como afiliado de la UGT el 19 de abril de 2018. Desde luego no tengo ninguna duda que ningún dirigente del PP ha militado nunca en la UGT, por tanto está muy claro que Ciudadanos es la socialdemocracia moderna y el PP el centro, por ello los dos se sitúan en el centro y comparten la mayoría de sus propuestas electorales.

 

Por tanto, aunque sea de una lógica aplastante, no hay que ser muy listo para saber de qué es VOX, y desde luego, de lo que no es. No es la radical derecha o ultraderecha. VOX defiende de manera inequívoca la Constitución, la unidad de España y al Rey, que es el Jefe del Estado, quizás el único que lo dice públicamente y de manera alta y clara. En muchos de sus actos electorales, sus líderes han gritado “Viva España” y “Viva el Rey”. Nunca oí a ningún líder del PP hacerlo. Las propuestas de VOX en beneficio del pueblo español, no son de derechas, ni de izquierdas, son de sentido común.

 

Santiago Abascal, ha asegurado en numerosas ocasiones que VOX no es un partido, "es un movimiento patriótico de salvación de la unidad nacional, amenazada por los separatistas y de la libertad amenazada por los progres, que defiende sus fiestas y tradiciones", también ha dicho muchas veces que "No necesitamos 17 parlamentos gastándoselo todo para salvaguardar la pluralidad; solo la unidad de España garantiza la pluralidad, porque la ruptura garantiza imperios totalitarios, progres y monoculturales donde solo se puede hacer una cosa, sentir una cosa y hablar en una única lengua", se ha cansado de repetir que Vox es la casa común “de quienes se atreven a gritar fuera autonomías o a pedir un referéndum para elegir o autonomías o pensiones, porque no todo podemos pagarlo, o el estado del bienestar de los políticos o el estado del bienestar de la gente” y apuesta por que “los que cometen crímenes contra las mujeres no salgan nunca de prisión”.

 

En resumen, lo mas probable es que ante las indefiniciones antes mencionadas del PP, sus votantes se diluyan unos entre VOX y otros entre Ciudadanos, con lo que llevarán al partido a su extinción, como ya ocurrió en el pasado con la desaparición de la UCD y de la que el propio PP se benefició. Ahora les toca a ellos pagar por su corrupción, indefinición, traiciones y errores de diagnóstico. Hemos de recordar que las traiciones vienen de antaño, Aznar fue quién sacó definitivamente de Cataluña a la Guardia Civil y Policía Nacional y le cortó la cabeza a Vidal-Quadras por petición de Jordi Pujol para ser presidente, ahí comenzó el declive del PP en Cataluña, hasta la actualidad, en la que prácticamente ha desaparecido.

Además, ahora el PP deberá despedir a miles de personas que trabajan en la estructura del partido debido a las enormes subvenciones que perderá como consecuencia de su pérdida masiva de votos y escaños, y a la pérdida de las ayudas a los diputados y senadores perdidos que podemos estimar en unos 20.000.000 de euros, solo en las elecciones generales, a las que habrá que añadir las pérdidas económicas que tendrán ante el batacazo que se darán en las elecciones municipales, autonómicas y europeas, que será de mayor cuantía, puesto que se trata de tres elecciones. Todas estas personas votaban al PP entre otras cosas, por interés económico y una vez que sean despedidas se replantearan su voto, unos a VOX y otros a Ciudadanos.

 

El PP apeló erróneamente al voto útil del miedo, diciendo que se les votase para impedir que gane la izquierda y ahora culpan a Vox de su varapalo electoral. Se olvidan de Ciudadanos, a dónde se les han ido mas votantes, y no se plantean, porqué un partido que en el año 2011 obtuvo casi 11.000.000 de votos, consiguió la mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado, tuvo la mayoría de las alcaldías de las ciudades de España y también la presidencia de la mayoría de las comunidades autónomas, ha perdido todo. Pues se lo diré, Casado fue copartícipe de las políticas del PP de Rajoy, no en vano era uno de los vicesecretarios del partido y jamás se le escuchó una sola crítica hacia las medidas planteadas y aprobadas por su partido, tampoco por sus incumplimientos electorales y traiciones, pero además ha mantenido a muchos de los que estuvieron con Rajoy y que son el verdadero cáncer de ese partido, como el ya mencionado Javier Maroto, Borja Semper o Núñez Feijóo.

 

No se han enterado de nada, de porqué acaban de perder otros 3.585.213 votos.

 

Equivocados están en los diagnósticos. Quizás son ellos los que no deberían haberse presentado a las elecciones por el bien de España, sabían que habían perdido la confianza de millones de votantes por su corrupción, cobardía, indefinición, ambigüedad y traiciones, y a pesar de ello lo hicieron. Su espacio electoral estaba bien cubierto, por la derecha VOX y en el centro por Ciudadanos.

 

Su falacia sobre la fragmentación del voto no tiene ningún sentido, pero es que además es falsa como demostraré mas adelante con un caso concreto, porque significa votar contra otro, no a favor de quien te representa de verdad con sus propuestas electorales. Pues que sigan, que sigan con sus discursos equivocados y diagnósticos erróneos, que pronto perderán los 4.000.000 millones de votos que les quedan, puesto que VOX subirá en las próximas elecciones, porque lo que está muy claro y la gente sabe, es que en estas tres elecciones, la fragmentación del voto no tiene ningún sentido, porque en la europeas al ser circunscripción única, si que se obtiene la representación real de los votantes sin perderse ningún voto, al igual que ocurre en las municipales y autonómicas al elegirse muchísimos concejales municipales y diputados autonómicos, además en dichas elecciones la gente vota mas con el corazón. Pero puestos a perder votos, los votantes del PP han desperdiciado miles de votos a favor de la izquierda en muchas provincias, como es el caso de Cantabria, dónde se repartían cinco escaños. Si 5.500 votantes que a última hora votó al PP por miedo a la estafa del voto útil, hubieran votado a VOX, el quinto escaño hubiera sido para VOX en lugar de para el PSOE, como así ocurrió.

 

Que no te engañe el Partido Popular, los votos no pertenecen a ningún partido eternamente, los votos son de los votantes y hay que ganárselos cumpliendo las promesas, sin traiciones a los ideales y valores y los mas importante de todo con honestidad y sin corrupción. Esa es la grandeza de la democracia, si no cumplen deban pagarlo en la urnas para que aprendan.

 

Como dijo Julio Cesar cuando cruzó el Rubicón “Alea jacta est” que significa la suerte está echada.