Ya nos habían advertido que, desde un punto de vista mediático, esta precampaña y subsiguiente campaña electoral serían particularmente sucias. "Cosas veredes que faran fablar as pedras" le habrían dicho al Cid, si aún anduviera cabalgando, y hoy le dicen a Santiago Abascal y a los suyos, convertidos en la diana de lo más bajo y rastrero del periodismo español. Contra VOX hemos visto y leido de todo, nada nos extraña, pero la "entrevista" concedida el jueves 21/03 por el programa "Los desayunos" de la stalinista TVE a la representante de VOX en Madrid, Rocío Monasterio, creemos sobrepasa todos los límites por su falta de ética, de profesionalismo, de dignidad y del mínimo respeto a la opinión de los demás que cabría exigir a un medio nacional cuyas tendenciosas actividades, sus derroches presupuestarios, sus subvenciones a productores amiguetes, y demás marranadas socialistas sufragamos todos los españoles.

 

El escenario - o mejor diré, la encerrona - no podía haberse planeado con mayor inquina. Aparte del jaleador-incitador del programa, Xabier Fortes, con sus notas de ataque muy seleccionadas, los cuatro tertulianos del día - esta vez sin grandes figuras, meros fantoches de medios que vieron mejores días - también disponían en sus laptops de toda una artillería compuesta no por auténticas declaraciones de la Srª.Monasterio sino por una selección de interpretaciones tendenciosas de sucesos recientes afectando a VOX que han ido apareciendo en algunos medios con la mayor impunidad. Sin ir más lejos y a título de ejemplo, el nauseabundo "Alerta Digital" de Armando Robles insertaba ayer 20/03 nada menos que cinco artículos (todos ellos redaccionales) interpretando a su gusto declaraciones de gentecilla que VOX ya expulsó del partido hace mucho tiempo y ahora intentan pescar en rio revuelto - como un fulano, Juan Jara, diciendo en titulares que "VOX es una organización diseñada para delinquir"(sic) - y llegando incluso a la bajeza de incluir a un representante del lobby LGTBI, José Mª Marco, para preguntarse despectivamente en titulares si "¿Es esto lo que debe entusiasmar a los patriotas?" (sic). Armando Robles, y ese lacayo suyo, Josele Sánchez, que difunde "fake news" en "La Tribuna de España" y ayer volvía a ver su bazofia contra VOX publicada de nuevo en "AD", no podrían haber caído más bajo. (Claro que el impresentable Josele estuvo pidiendo dinero a VOX - y a "El Correo de Madrid", por cierto - y se lo negaron, pero esa es otra historia, que ya airearemos en su momento).  
 

 

Lo de TVE estuvo más planeado, menos improvisado que lo de "AD", pero no por ello fue menos letal en sus Intenciones. A Rocío Monasterio no la dejaron hablar libremente, interrumpiéndola de continuo con tesis encontradas, atacando antes y después de efectuar sus capciosas preguntas. Los representantes de ABC, EL PAIS, EL PERIODICO y LA VANGUARDIA (éste último el más cortés de los cinco, incluido el mamporrero Fortes, que siempre clavó su cuchillo con su sonrisa de circunstancias) verdaderamente se lucieron como absolutos gusanos indignos de su categoría profesional y hasta de su condición de inquisidores mediáticos cuando tan abiertamente coartaron y casi suprimieron la santa libertad de expresión de su entrevistada. Una vergüenza como se han visto pocas en esa TVE de la stalinista Rosa Mª Mateo, a quien - quiera Dios - quizás no le queden muchos Telediarios para que un Gobierno más honesto que el "okupa" actual le de soberana y merecida patada en el trasero. Y como siempre alguien pensará que exagero, sugiero que los dudosos entren en la página oficial de TVE y vean en directo la entrevista en cuestión. Verán cómo Rocío torea a unos y otros, acosada pero no derribada, siempre con una sonrisa - que en ocasiones se veía fuertemente alterada - a la hora de rebatir la andanada de golpes bajos y ataques de que ha sido objeto con tal de no dejarla hablar. El programa concluyó con otra entrevista - no presencial, de igual duración - al candidato a la presidencia de la Generalitat valenciana por UNIDAS-PODEMOS, el podemita Rubén Martínez Dalmau, a quien se le permitió expresarse sin una sola - repito, ni una sola - interrupción ni mala cara ni gesto adusto ni contraataque como los dispensados a Rocío Monasterio.

 

Sólo quisiera añadir como único comentario final que lo que está ocurriendo en TVE supone ya no sólo una sistemática y desvergonzada selectividad informativa, algo de por sí muy grave, sino una monumental malversación de fondos - si tenemos en cuenta que se dedican ingentes presupuestos, tiempo y recursos profesionales al solo beneficio de uno o dos partidos políticos de izquierda - PSOE UNIDAS-PODEMOS (Ay, "unidas", qué ilusión) , cuando son los bolsillos de todos los españoles - incluidos los que votan a la derechita cobarde, al neo-liberalismo "à la française" y al creciente movimiento patriótico nacional en torno a VOX - los que pagan la fiesta de una cohorte de informadores sectarios como la que en estos momentos practica un periodismo selectivo y falaz desde las cloacas de TVE. Si esto no es malversación de fondos, que venga la Madre Teresa de Calcula y lo vea...