Hace unos días escuché a un sacerdote mejicano, explicar de forma hilarante, las diferencias que existen entre hombres y mujeres, y me dejó pensando, no tanto su declaración, como algunas valoraciones al respecto.

¡¡Claro que somos diferentes!! Y sin ánimo de imponer mi opinión, hoy me voy a atrever a darla.

Somos diferentes en todos los sentidos, he aquí la grandeza de cada uno en su género.
Tratar de ser iguales es un error que al final se paga. Desde lo más básico hasta lo más complejo, pasando por lo más trivial... SOMOS DIFERENTES.

Las mujeres están hechas para albergar la vida de los hijos que sin los hombres no podrían engendrar. Llevan en su vientre durante cuarenta semanas lo más preciado que ambos han concebido. Por ello, tienen desarrollado ese instinto que las desvela, las inquieta y hace permanecer alertas, aún sabiendo que todo está bien.

Los hombres son más prácticos, y mucho más «sencillos». No suelen ver maldad donde sólo hay bondad, ni hacen la misma pregunta varias veces, hasta conseguir la respuesta que quieren oír, las mujeres por lo general, sí.

Físicamente somos completamente distintos, una mujer cuanto más femenina, más bella es, un hombre siendo varonil derrocha atractivo.

En cuanto a la naturaleza y a los supuestos caracteres entre hombres y mujeres siguen surgiendo enormes diferencias. Porque ellas aman y lo dicen, ellos aman y lo demuestran, ellas sufren y lloran, ellos lo hacen pero en silencio.
Y mientras ellas se entregan, ellos ejercitan otros valores que les hace grandes. Por lo general, ellas lloran y ellos consuelan, ellas son impulsivas, ellos se esconden entre la prudencia y la apatía, esa que las mujeres llegan a confundir con «frialdad», pero que en realidad sólo es una máscara para no perder su virilidad.

Hay un océano de diferencias entre hombres y mujeres, lo cantan las mejores canciones y lo rezan los libros más antiguos, y por ser tan diferentes somos tan dependientes, porque aún con tantas diferencias, nada hay comparable a sentir el calor al despertar, de quién se enamoró de todas esas diferencias.