Todos sabemos, o deberíamos saber, que un iceberg, es decir esas gigantescas masas de hielo que “navegan” por el mar, hasta derretirse totalmente, muestran solo el 10% de su volumen total…

        Pues lo mismo sucede con la delincuencia en España.

         Con la reforma de hace unos pocos años, se sustrajo al conocimiento judicial y fiscal todas las denuncias sin autor conocido, que son el 90% de las existentes.

         El pretexto fue que así se evitaba dar un trabajo improductivo a los juzgados y fiscalías, teniendo que incoar procedimientos, que luego había que sobreseer, al no haberse podido localizar al autor o autores…

         Pero al menos había un control, siquiera sobre el papel, de la criminalidad existente, y los fiscales y jueces podían exhortar a la policía judicial determinadas diligencias e investigaciones sobre hechos delictivos denunciados, en la búsqueda de los responsables o beneficiarios de los delitos, que suelen ser las mismas personas.

         Ello ha supuesto la existencia de dos tipos de estadísticas:

  • Las reales, que son las efectivamente denunciadas, y
  • Las judiciales, que son los procesos incoados, por existir un autor o autores conocidos.

         Excuso decirles que estas últimas son, como mucho el diez por ciento del total de las denuncias formuladas.

         La opinión publicada, que no la opinión pública, ha respondido estupefacta ante la propuesta de VOX de poder tener armas en nuestras casas, para poder repeler cualquier asalto a las mismas.

         No sé si es buena o mala esta propuesta, pues es evidente que la criminalidad está aumentado, y a pasos agigantados, tal vez fruto de la inmigración excesiva, y de que nuestro sistema judicial trata mejor al delincuente que a la víctima.

         Un amable comunicante, auténtico coautor de este artículo, me facilita los datos siguientes, correspondientes al primer trimestre de 2018, y copio textualmente, no sin antes agradecerle su atención:

         “Los que aseguran que España es un país seguro, por lo que no se necesitan medidas complementarias para la defensa personal, deberían leer la estadística oficial de delitos.

Estos son los delitos cometidos en 90 días, los correspondientes al primer trimestre de 2018:

  • Delitos graves: 3.953, lo que supone 43 diarios.
  • Secuestros: 15, lo que supone 3 secuestros cada mes.
  • Contra la libertad sexual: 2.658, es decir, 29 delitos diarios.
  • Robos con violencia: 15.477, a razón de 138 diarios.
  • Robos con fuerza en los domicilios: 39.634, a un promedio de 440 delitos diarios.

(Son los que VOX pretende evitar con la mera posesión de armas en sus casas por parte de los ciudadanos sin antecedentes penales).

  • Robos de vehículos: 10.926, es decir 121 vehículos robados al día.

¿De verdad vivimos en un país seguro…?

¿Cuántos de estos delincuentes han sido detenidos?

Y dice el comunicante:

         “Abascal se ha quedado corto, más que tener una escopeta o una pistola, hay que tener un lanzallamas.

         O vivir como los “Marqueses de Galapagar, con dos guardias civiles 24 horas diarias en la puerta de su mansión…”.

         No digo más. Creo que no es necesario.