Una vez más - y no será la última - estamos ante un burdo y desaprensivo intento de la izquierda socialista de utilizar la mentira y la tergiversación mediática para engañar a los españoles de buena voluntad; esta vez en lo concerniente a la anunciada exhumación del anterior Jefe del Estado Francisco Franco. La mentira ha corrido a cargo de la más mentirosa de las ministras, la vicepresidenta Carmen Calvo, que haría buen papel falaz si fuera más inteligente, porque hasta para mentir hace falta inteligencia y ella de eso anda muy escasa. Y la tergiversación - y tampoco será la última - ha contado con la aquiescencia y colaboración de dos medios de primera línea, la estalinista RTVE que pagamos todos los españoles y ese bodrio propagandístico sociata en que se ha convertido el otrora prestigioso EL PAIS.

 

La maniobra se ha iniciado en Roma, con un despacho de la Agencia EFE que han recogido, sin atreverse a comentarlo, muchos de nuestros medios de primera línea - como ABC, EL MUNDO, LA RAZON y digitales de reconocida neutralidad informativa - limitándose a dar cuenta del mismo bajo titulares muy similares, destacando que "El Vaticano reitera por escrito al Gobierno que "no se opone a la exhumación" de Franco", algo sobradamente sabido desde Octubre del pasado año. Por ello saltaron las alarmas esta madrugada cuando RTVE abría informativos titulando:  "El Vaticano advierte al prior del Valle de los Caídos de que debe "respetar" la exhumación de Franco", añadiendo a continuación (para cubrirse el trasero, adivinamos) que "La Santa Sede ha reiterado en una carta al Gobierno que no se opone a la exhumación del dictador". Es decir: Primero confundía visceralmente el "no se opone", que es algo ya sabido desde hace meses pese a una anterior falacia de la ministra Calvo, con una advertencia al Prior del Valle de los Caidos de que "debe "respetar" la exhumación de Franco", que es como dar a entender que al Prior se le ha ordenado proceder a dicha exhumación. Gran mentira donde las haya.

 

Toda la artillería desplegada esta vez por la mentirosa viceministra Calvo para hacer creer que el Vaticano ahora apoya una acción de la que antes se inhibía, viene servida por el texto deliberadamente ambiguo del despacho de EFE, en el que se habla de la carta remitida por el Cardenal Pietro Parolin al Gobierno español. Pero el grueso de la falacia descansa, sobre todo, en la tergiversación sibilina que el sociata EL PAIS hace de dicha carta. Empieza titulando descaradamente: "El Vaticano forzará al abad del valle de los caidos a permitir la exhumación de Franco", algo que no figura en la carta de Parolin y que pertenece al intento del Gobierno por aparentar que la exhumación ya no tiene impedimentos eclesiásticos, antes bien, su implícita aprobación. EL PAIS abre su mendaz relato diciendo textualmente: "La exhumación de los restos de Francisco Franco tiene todos los avales posibles, salvo el de la familia, incluido uno muy relevante, el del Vaticano. Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y mano derecha del Papa, ha enviado una carta a la vicepresidenta, Carmen Calvo, en la que le garantiza que la Santa Sede apoya la exhumación y anuncia que forzará al abad del valle de los Caidos, Santiago Cantera, a permitir que el Gobierno siga con sus planes. A falta de lo que diga el Tribunal Supremo en el más que probable recurso de la familia, todo está listo para la decisión final del Ejecutivo" (sic). La frase en la que se basa el Gobierno y sus mamporreros para decir que el Prior del Valle de los Caidos será forzado a "permitir que el Gobierno siga con sus planes" - que es otra gran mentira - es una simple frase de circunstancias que la carta de Parolin no ha tenido más remedio que añadir a lo que ya dijo el pasado 29 de Octubre: "A la comunidad benedictina de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos fue recordado y se seguirá recordando su deber cívico de observar plenamente el ordenamiento y de respetar a las Autoridades civiles" (sic). Una frase que tan sólo recuerda que todos, incluido el Prior del Valle y el propio Gobierno del "okupa cum fraude, tienen el deber cívico de observar el ordenamiento jurídico - cosa que Sánchez y sus ministras no hacen en lo que respecta al Concordato con la Santa Sede - y de respetar a la autoridad competente - que en el caso del Valle NO es precisamente la del plagiario que aún okupa la Moncloa.

 

Otro detalle que los medios pringados en este feo asunto han silenciado es que esta segunda carta del Cardenal Parolín al Gobierno español es la respuesta a otra carta (hasta hoy secreta) que le envió la SrªCalvo a mediados de Febrero (del 14 o 18 según fuentes diferentes), espantada por las declaraciones del Prior de la Basílica señalando que no se permitiría el acceso del Gobierno al recinto custodiado por la Orden Benedictina. Parolín se ha limitado a repetir lo que ya dijo el 29 de Octubre, en el sentido de que el Vaticano "no se oponía" a un asunto que debía ser solucionado por acuerdo del Gobierno con la familia Franco - algo que Calvo ya tergiversó sin el menor escrúpulo - añadiendo esta vez que se recordaría al Prior benedictino la obligatoriedad de respetar el ordenamiento jurídico - algo que el Gobierno Sánchez y su vicepresidenta pretenden pasarse por la entrepierna. Sin ir más lejos, en una entrevista concedida el pasado domingo a LA VANGUARDIA, la mendaz Carmen Calvo dijo a las claras que el secretario de Estado del Vaticano le había dado el visto bueno a la posición del Gobierno. "El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, me escribió el jueves, diciendo que está a favor de que se exhumen los restos de Franco y que eso lo tiene que hacer la autoridad competente. Lo dice literalmente. Y la autoridad competente es el Gobierno", aseguraba Calvo en la entrevista mintiendo descaradamente. Parolin NO ha dicho nunca que el Vaticano esté de acuerdo en la exhumación; tampoco está en contra; sencillamente, se inhibe en favor de un acuerdo entre el Gobierno y la familia Franco. A la vista del despacho de EFE, del texto de agencias y de la versión aparecida en los principales medios españoles, hay que admitir que la capacidad mentirosa de la ministra, su poca vergüenza, su profundo descaro, su eminente caradura y su falta de escrúpulos a la hora de pringar a terceros con tal de vender su versión de este lamentable hecho rebasa todos los límites de lo políticamente imaginable.     
 
Pero no se quedan atrás los Servicios Informativos de RTVE, que hoy abrían - se diría que con fruición - la veda de la mentira institucional, orquestada y redoblada por EL PAIS y otros medios de la chusma mediática sociata. Que esos medios hayan actuado al unísono pudiera indicar que una acción del Gobierno, entrando a saco en la Basílica con unos cuantos sepultureros para imponer su clásica política de hechos consumados, pudiera estar muy próxima - tanto como este mismo fin de semana, precedida por un acuerdo del Consejo de Ministros del viernes, lo que supondría una prevaricación como la copa de un pino teniendo en cuenta el periodo de recurso de 15 días otorgado a la familia Franco por el Tribunal Supremo - no por el Gobierno, como dicen sus medios afines, aparentando una buena disposición que no existe. Una prevaricación con premeditación y alevosía que en su momento podría acabar en el banquillo con todos los políticos, funcionarios, coprófagos y paniaguados que se hayan prestado a semejante profanación - como bien advirtió recientemente la FNFF. Y junto al riesgo legal, existe el de la inconmensurable indignación de numerosos colectivos que no se quedarán quietos si ésta se produce. Hay rumores en las RRSS - que me honro en difundir - de que grupos de españoles bien nacidos están formando "escuadras", dicen que "bien pertrechadas", y están en guardia permanente esperando a que el Gobierno cometa el desatino de profanar la tumba de Francisco Franco para caerles encima, en Cuelgamuros o donde menos se imaginen, y darles la del pulpo a quienes se atrevan a cometer tamaña villanía. ¿Será verdad?