Brillante economista cuantifica el valor del oro de Moscú mangado por los sociatas y su decisiva importancia en la árida coyuntura financiera actual

Lo ha reiterado el líder de Vox, Santiago Abascal, hasta en tres ocasiones y se está transformando en  recurrente meme en redes sociales: el oro del Banco de España afanado por el PSOE en 1936 poseería un valor de 25.000 millones con la cotización actual, pero se espera que se multiplique por seis si se produce el anunciado regreso al patrón-oro.

Actualmente, el dinero es deuda. Mucha deuda ¿Cómo se crea? ¿Quiénes poseen el poder para imprimirlo? Desde 1971 todo el dinero que se emite es dinero fiat. Fiable, válido, sometido. ¿Sometido a qué? A Deuda. El dinero es el motor que nutre y alimenta todos los planes y maquinaciones pasadas, presentes y futuras, con los que el Sistema intenta mangonearnos a través de las Agendas Globalistas, prestas para edificar un Gobierno mundial, de tácito a explícito. La pasta siempre se halla al final del cordel para conocer a nuestros amos. Sigue el rastro de la pasta.

 

Quo vadis, España

A la manera de Cide Hamete Benengeli, supuesto historiador musulmán que en habilidosa pirueta literaria metaficcional nos congracia definitivamente con las desventuras de Alonso Quijano, llégame un resplandeciente texto intitulado Quo Vadis, España. Es éste heterogéneo y rutilante documento felizmente ejecutado por Francisco Saavedra, fino economista y perito en mercados financieros.

Audaz su pensamiento, el cenit escala. Cimero revoloteo, su undoso proceder, inspirado por los embates de Poseidón, principia con míseros gemidos. La áurea Arcadia ida, la dilapidada fábula de fuentes, elucidando que "podemos observar que esta realidad, la absoluta decadencia moral, no se está dando exclusivamente en España, sino que parece que la casualidad ha hecho que el mundo entero esté en la misma apostasía en un grado mayor o menor, pero en cualquier caso también inmerso en la misma confusión”.

Su lágrima antes cenceña que llorada, establece un clarividente constreñir entre decrepitud moral y derrumbe económico. Náufrago y desdeñado, para nuestro economista, la gran pregunta no es si este Sistema - antropológico, moral, económico- perderá toda la credibilidad y colapsará, sino cuándo sucederá esto.

PSOE o latrocinio, valga la redundancia

Apacible de templado fuego, pausado embiste la cuestión áurea. Pues de eso se trata: oro.Preciosísimo metal, símbolo Au, número atómico 79. Prosigue Saavedra con su suave estilo, la menor onda chupa al parvo hilo, desiguales pespuntes. El masivo latrocinio perpetrado por los sociatas. Desvarío bífido: Largo Caballero y Negrín, hidrópicos de crimen y robo. El socialismo español. Comienzo de la guerra incivil entre compatriotas. Bandolerismo institucional. Desdorado y crepuscular instante, hace el villano de la fragosa montaña fácil llano.  Presagia Saavedra un desmayo económico de mil pares de cojones. Se colapsa el sistema financiero y resurge el oro como patrón económico señero.

PSOE, partida o partido presto, perpetuamente, al latrocinio. Siempre. Sucinta enumeración. El saqueo del Banco de España fue muy superior si contásemos dinero y plata que también mangaron. España entregada a Stalin. Otrosí. El expolio en cajas de alquiler, de joyas, saqueos de iglesias, palacios, catedrales, museos y a particulares fue muchísimo mayor. El clásico de la cleptomanía nacional: el yate Vita. Más recientemente, el oro  malvendido por Solbes y MAFO. Por último, los casos de corrupción socialista después de la transición, solo aquella corrupción cuantificable (porque la corrupción moral es peor aunque no cuantificable) superan los 3.200 millones de euros solo teniendo en cuenta los cursos de Formación y los ERE de Andalucía. Los socialistas dejan a cualquier golfo como niños de teta y vulgares aprendices.

Para el PSOE, no hay vida más allá del robo

Seamos algo más minuciosos. Saavedra nos recuerda, entre otras cosas, que " en los sótanos del Banco de España había 707 toneladas de oro, cuyo valor actual sería de unos 31.000 millones de euros. Pero además había grandes depósitos de plata, bienes confiscados por los gobiernos de Giral y de Largo Caballero, el historiador anarquista Francisco Olaya (también lo indica Alcalá-Zamora en sus memorias) dice que en Valencia centralizaron en 1937 los productos de estas requisas cuyo origen fueron los saqueos de las cajas fuertes de los bancos y las alquiladas por los españoles, las joyas, obras del Palacio Real, el saqueo de iglesias y domicilios. Llevaron 88 camiones con bultos o cajas de joyas, monedas antiguas y objetos de oro y plata, etc., a Valencia sin contar con lo que había en el Banco de España".

Futuro negro subsahariano

Llega a aseverar el autor que "no se puede calcular el valor de todo lo robado durante esos primeros años de Guerra Civil, y especialmente grave es la pérdida de esas joyas de enorme valor numismático que eran las monedas antiguas datadas del s.III a.C. y siguientes ya que no se inventarió lo que se envió a Moscú, ni se recibió jamás justificante de la entrega. Solo en oro se calcula que salieron hacia Moscú 585 toneladas, con un valor actual superior a los 25.000 millones de euros".

Perspicaz. Más de cortesía que de fierezas, el futuro se antoja negro subsahariano. Incide, tenaz, que aguardan pésimas calendas. Sostiene Saavedra que "preparémonos para sufrir y mucho en cualquier caso, pero desde luego si estamos en manos de los socialistas de todos los partidos, liderados por el más ladrón, criminal e inmoral de todos los partidos, el PSOE, entonces sufriremos más, tanto en nuestros bolsillos como en nuestra libertad (no olvidemos que como aperitivo quieren empezar profanando templos antes de las elecciones). Tiempos recios sin duda, rugosos nácares mariposeando, ya que según Saavedra habitamos "una situación pre-revolucionaria, en un cambio de paradigma geopolítico y acercándonos a un reseteo monetario, mientras nos imponen solo una alternativa de la pinza bicefálica global entre el socialismo actual de occidente (intervencionismo salvaje supranacional y globalista) y el comunismo (modelo político económico chino-ruso)".

Eterno retorno de lo idéntico: el PSOE vuelve a ganar el 10-N

España. Pertinaz pesadilla, procesión ponderosa. A la que dieron mala escolta hábitos y uniformes, hogaño chusma plural: globalismo financiero, atrabiliarios gallifantes, mafias juridico-policiales. Madre patria con sus eternas férulas. Con espeluznantes gobernantes. Lo peor siempre está por llegar. Cedo la palabra de nuevo a Francisco. Nos advierte que " lo peor de todo para nuestra Nación, es que puede gobernar un PSOE que es más heredero orgulloso que nunca de su protagonismo infame, criminal, ladrón e incompetente en la historia de España, y en la pseudo oposición el resto de socialistas del Partido Popular (un poquito menos socialistas que el PSOE), los socialistas de Ciudadanos (indistinguibles apenas del PSOE), los comunistas bolivarianos de Podemos y el resto de nacional socialistas separatistas".

Pugnaz pugilato

Sin oro. Sin salida. Sin esperanza ¿Colapso financiero? Veremos. Según Saavedra el oro deviene vital para los confusos aconteceres económicos que nos aguardan. Dizque patriotas y libertarios (más o menos minarquistas, y por supuesto los anarco capitalistas) que recelan por definición de la concentración de tantísimo poder en tan pocas manos, clamarán por una vuelta al oro físico. Enfrente, el globalismo de los socialistas de todos los partidos que esclavizan a las naciones a través de una monstruosa y eterna deuda. Agónico combate. Deseemos que incruento. En fin.