Pienso que fue una verdadera estupidez el haber abolido el servicio militar obligatorio en este país.
 
Una de las cosas más importantes que tiene el ejército es que vincula a personas de diferentes regiones, por ello, es una institución que une a los españoles alrededor de una idea común, la defensa de España. Educa a la ciudadanía, ayuda en la disciplina y hace amar a la Patria, muy necesario todo esto hoy día, por desgracia.
 
Por otro lado, seamos sinceros, a un país se le teme y respeta en el mundo, sobre todo, por su fuerza militar.
 
Se debe decir que, el ejército, está también para la defensa de la unidad nacional. Lo digo porque, si tiene que intervenir en alguna región del país (como en Cataluña, por ejemplo), que lo haga, con dureza, sin pensárselo dos veces. Sino lo manda el gobierno, debería ser el Jefe del Estado el que lo debería ordenar, pero, ¿tenemos en realidad un Jefe de Estado?. Lo dudo.
 
Tampoco he comprendido nunca el ser el Ministro de Defensa un civil cuando debiera ser un experto en la materia, es decir, un militar. Esa es otra de las cosas que para mi se debiera cambiar.
 
Se deben también reorganizar las fuerzas armadas y dotarlas de medios adecuados. Sin olvidarnos, por supuesto, de las fuerzas de policía.
 
Y sigo con lo mismo, deberíamos salir de la OTAN. 
 
Las tropas están repartidas por diferentes lugares del mundo, donde, yo creo, que no pintan nada. Entre otras cosas se dice que, ¿para luchar contra el terrorismo yihadista?, al ritmo que vamos, con la entrada masiva de inmigrantes ilegales de religión islámica en España sin apenas control, el problema le tendremos no tardando mucho, mas dentro de nuestras fronteras que fuera de ellas. Las tropas deben estar aquí, cuando encima, peligra ya hasta la unidad nacional. Y no sólo son necesarias que estén aquí para mantener la unidad nacional y controlado el terrorismo, sino por los problemas exteriores de Gibraltar y el del Sahara Occidental (u otros) que aún siguen ahí, luego nunca se sabe si necesitaremos todas las tropas para resolver eso en su día, por lo menos, para enseñar con ellas ''los dientes'' a quien toque.
 
La verdad que un día para olvidar, la entrada de España en la OTAN en 1982.
 
Acabando, el ejército es de España, y lo que hagamos con el sólo nos incumbe a los españoles, para eso le mantenemos con nuestros impuestos y nutrimos sus filas. No es un ejército mercenario. Por ello, el ejército, debe estar al servicio, únicamente, de las políticas españolas, no extranjeras y menos las anglosajonas, opuestas, la mayoría de las veces, a las españolas.