Al Sindicato Manos Limpias, referente de la lucha contra la corrupción se le ha venido tachando del uso abusivo de la acusación popular.

1º.- Manos Limpias ha venido ejerciendo la acción popular dentro del marco del más absoluto respeto a la Ley, y sin ninguna finalidad espuria. Únicamente denunciar la corrupción viniera de donde viniera y sin la más mínima intención de sacar rédito a las acusaciones.

2º.- El Partido Popular y la Fiscalía formulan querella con posterioridad, para no quedar en evidencia.

3º.- Se intenta por los 22 abogados de los imputados nuestra expulsión, aprovechando la criminalización de Miguel Bernad y Manos Limpias. No lo consiguieron.

4º.- A lo largo del juicio oral el letrado de Manos Limpias Rafael Prieto, con todo rigor y profesionalidad, ha entendido en esta pieza política, que no ha quedado acreditado suficientemente que Manuel Chaves tuviera conocimiento y participación suficiente para seguir acusado por Manos Limpias.

5º.- Lo fácil y cómodo, hubiera sido continuar con la acusación de Manuel Chaves, pero por encima de cualquier posicionamiento ideológico está el rigor, la profesionalidad y decencia a la hora de acusar a alguien sin pruebas irrefutables.

6º.- La sentencia que en su momento se dicte en esta pieza dirimirá si Manuel Chaves es culpable o inocente. Será el momento, si le absuelve, de acallar a esos medios que nos han atacado sin piedad y si se le condena, asumiremos que nos hemos equivocado a pesar de haber actuado siempre con la mejor buena fe, rigor y profesionalidad.