No recuerdo quién dijo aquello de que cuando los sistemas políticos degeneran, la monarquía deviene en autocracia, la aristocracia en nepotismo y la democracia en demagogia. Mucho me temo que hoy en España estamos en esto último. La democracia española es hoy pura demagogia, se la mire por donde se la mire, por mor de los políticos profesionales sin apenas formación ni preparación que se han apoderado de ella.

Leo un reciente “twit” de nuestro Presidente de Gobierno con motivo de su visita a la tumba de Azaña en el que dice “ No cabe imaginar una tercera Europa. Hay que respetar las tumbas ,olvidar las razas, honrar la libertad, abrir las fronteras y crear puertos hospitalarios. Esa es la idea de Europa”.

Y ¡ hala! se queda tan pancho. Francamente resulta preocupante que quien tiene la responsabilidad de dirigir nuestra nación se permita decir tal sarta de memeces e incongruencias y encima se la aplaudan sus serviles lacayos, esos burgueses de pitimini, los de las barrigas llenas y buenas “dachas” que le sostienen en el Gobierno.

 

A ver, Sr. Sanchez, de qué nueva Europa nos habla cuando aquí en España nos quiere retrotraer a un época ya superada hace años: la de la II República y la del enfrentamiento entre españoles. Vd. no se ha enterado de que hoy en Europa existen dos corrientes de opinión contrapuestas : las que apuntan por la globalización y las que tienden más hacia los problemas domésticos o nacionales. Acaso no se ha enterado de que en Francia o Italia, por poner dos ejemplos cercanos, ya no existe esa dicotomía superada de la izquierda y la derecha. ¿ Dónde están los viejos partidos socialistas, comunistas o de derechas puras ? Vd. no sabe ni por donde anda. Ahora pretende en España llevarnos a las cavernas resucitando viejas rencillas de derecha e izquierda como en 1936.

 

 

Y por otra parte, encima, nos habla de respetar las tumbas cuando es Vd. el paradigma del profanador de tumbas de aquellos que no le gustan. ¿ Cabe mayor cinismo?

Yo creo que su egocentrismo, sin duda un problema patológico que le posee, le hace desvariar.

Yo respeto las tumbas de todo el mundo pues soy firme convencido de que a los muertos hay que dejarlos en paz y sólo a Dios le corresponde juzgarles. Y su desesperado intento de exhumar los restos del Generalísimo nos muestra no ya sus mentiras “twiteras” sino como dijo Napoleón su histerismo e impotencia que comienzan a rayar ya en el delirio.

 

A ver, Sr. Sánchez, disfrute Vd de las prebendas del poder que tanto le alucinan, paséese en Falcon, disfrute con los espinazos de sus lacayos, etc…. pero ¡ caramba! sea Vd algo comedido con sus comentarios que no le dejan en buen lugar y créame : no todos los españoles somos tontos aunque Vd. se lo crea. De todas formas respecto a esto último y a la vista de las encuestas que por ahí pululan empiezo a pensar si no estaré yo equivocado. El imponente despliegue que Vd. utiliza con todos sus capacidades mediáticas está idiotizando el pueblo llano hasta extremos preocupantes pues es lamentable decir que nos hace situarnos ideológicamente, y cada vez con más fuerza, en posiciones a las que desde luego a mí no me gustaría llegar pues nunca los enfrentamientos fueron buenos. Si Vd se apeara de su egolatría podría observar como la fuerza dormida de la España sociológica heredera del franquismo está resucitando con inusitada fuerza e “in crescendo” y sobre todo en las nuevas generaciones. A ver, si lo que Vd. pretende es dividirnos ideológicamente a los españoles - y así lo creo - he de reconocerle un cierto éxito pues es algo que ya se palpa en las próximas elecciones. Esto es un gravísimo error estratégico sólo achacable a su manifiesta incultura e ignorancia de nuestra historia. Le garantizo que somos muchos los que intentaremos no caer en los mismos errores que Vd. pero sepa bien que el español es como un gato que aguanta y aguanta pero cuando al final se encuentra contra la pared salta con dientes y garras.

Manifiesta demostración de su incompetencia es que allá por el mes de junio anunció a bombo y platillo que iba a exhumar los restos del Generalísimo Franco del Valle de los Caídos - os cogerá trabajando dijo - y ya estamos en la primavera del 2019 y el Caudillo sigue en el Valle.

 

“ Respetar las tumbas” nos dice. Añada a sus virtudes no sólo la del egocentrismo sino también la del cinismo manifiesto y algo muy grave: no se puede gobernar un país desde el odio y el resentimiento cual es su situación. Yo francamente no estoy instalado en el mismo sentimiento del odio que le nubla las ideas. En eso difiero de Vd., más, eso sí, me resulta Vd. lastimoso y me da pena el ridículo que hace pues al fin y al cabo es Vd. el Presidente de España por mucho que a mí no me guste.