El lema dominante en todas y cada una de las actuaciones de este "gobierno en funciones" que nos ha tocado en desgracia es el de "Poco, Tarde y Mal" cuando no hay que añadir el de "Nunca". En una muestra más de su vaciedad, de su escasa preparación y de su crasa ineptitud, se ha enfrentado a la amenaza de los punitivos aranceles de Trump en la forma en que suele enfrentarse a todo, es decir, no enfrentándose a nada. Como siempre, ha dejado que la UE hablara por España, cuando otros países afectados por los aranceles - como Italia y Grecia - salieron desde el primer día a negociar en Washington todo tipo de excepciones y han sabido zafarse de casi todos los males sin perder la cara. Entre otros triunfos, han conseguido que su aceite de oliva no pague ni un centavo de los nuevos aranceles, mientras España verá cómo va desapareciendo su principal mercado mientras paga el oro y el moro por vender su producto más emblemático.

 

A partir del próximo viernes, EEUU aplicará nuevos aranceles a un total de 1700 productos, entre ellos, como es sabido, el aceite de oliva, las aceitunas, el vino, el queso, el jamón y sus derivados. Y los productores montarán en cólera, sus sindicatos - especialmente los izquierdosos UGT y CCOO - saldrán a las calles en Madrid y otras ciudades, con sus pancartas y con su silencio de la gran verdad que vienen ocultando: Que España tiene un Gobierno de aficionados inútiles, con un Cuerpo Diplomático anquilosado y engolado, cuyos endiosados funcionarios - que, eso sí, siguen sabiendo "recibir", citar vinos franceses y creerse superiores a los que no son de "la Carrière" - siempre llegan tarde y mal a todas partes. Pero la gran culpa de eso la tiene la actual tropa de plagiarias, mentirosas, cabras-locas y chuletas que les dirige desde la Moncloa, a los que por su escasa preparación nunca se les ha dado bien lidiar con el Exterior - como lo puede atestiguar la Calvo en su mendaz excursión al Vaticano, o su actual "ministro en funciones" el caballero de la falsa sonrisa.

  

Los aranceles han sido impuestos a la UE por supuestos subsidios a AIRBUS, perjudicando a la norteamericana BOEING, motivo por el cual las sanciones son más duras contra los países que participan en el consorcio europeo, como Francia, Alemania, Reino Unido y España, aunque también han sido sancionados otros países, como Italia y Grecia. Los sectores afectados en Italia son los de quesos y licorespero no los de aceite y aceitunas. En el caso de Grecia, los aranceles pesan sobre sus quesos, yogures y mermeladas, pero tampoco afectan a su aceite de oliva. Por lo tanto, si los aranceles entran en vigor, y las ventas españolas de aceite y aceituna caen, los mercados italianos y griegos se verán directamente beneficiados por una situación que será muy difícil y costoso revertir. .

Mientras Italia y Grecia negociaban a todo trapo en Washington, España dejaba pasar el verano sin mover un dedo. Hasta los propios diplomáticos de Carrera - no los impuestos "a dedo" por Moncloa - han estado criticando tan irresponsable inactividad. "España se ha dormido con Trump", denuncian y añaden: "Italia y Grecia comenzaron a negociar con las autoridades norteamericanas antes del verano para dejar fuera de las tasas al aceite de oliva". La reacción española, tras numerosas alarmas de las CCAA afectadas, se produjo el pasado mes de Junio, aunque en Madrid el "gobierno en funciones" se hizo el sordo. "Llevábamos cuatro meses presionando al Ministerio de Agricultura, porque nos transmitían desde Bruselas que, tanto Italia como Grecia, estaban haciendo un lobby para no verse afectadas por algunos aranceles. Y no se nos hizo caso", denuncian los afectados. "El hecho de que el Gobierno se encuentre en funciones también ha perjudicado los intereses de España. Siempre en esa situación se tiene menor fuerza en las negociaciones internacionales. Pero en este caso, además, es que nos hemos dormido y hemos llegado tarde", añaden.

Hace tan sólo una semana que el "Gobierno en funciones" decidió "sumarse al clamor del campo español" - menudos hipócritas - y afirmó estar preparado para una guerra comercial que va más allá de las pedradas dialécticas cruzadas por EEUU y China sobre el tema tecnológico. Nuestro "ministro en funciones de Agricultura, Pesca y Alimentación", salió de su letargo para anunciar a bombo y platillo que "No queremos una guerra comercial con EEUU, pero, si la inician, vamos a contestar y defendernos con todas nuestras armas" - y se quedó tan fresco. Mientras tanto, la "portavoza que la goza" del gobierno, Isabel Celaá, calificó de "inaceptables" las sanciones planteadas - y se quedó tan pancha. Paralelamente, el de Agricultura, Luis Planas, viajó la pasada semana a Bruselas, sólo para constatar que la UE está muy dividida sobre el tema y que cada país-miembro tendrá que ver cómo sale del atolladero por su propia fuerza. En otras palabras, que el "gobierno en funciones" socialista ha llegado tarde y mal, y que una vez más - y quiera Dios que no haya muchas más - los españoles de toda ideología seremos quienes pagaremos tanta ineptitud, tanta vaciedad y tanta incompetencia. Y si recordamos la crisis que está a la vuelta de la esquina, con una deuda pública descabellada, un derroche institucional y autonómico sin precedentes y la carencia de una política coherente en materia de producción, comercialización y empleo, el diagnóstico de lo que nos espera con un "gobierno Sánchez" de verdad es sin duda aterrador. Ya dijo no hace mucho la combativa Rosa Díez - un valioso activo que la política española no debiera olvidar - que dejar que Pedro Sánchez acceda al Gobierno tras el 11-Nov es "una temeridad". Como vieja y honesta socialista - del pequeño cupo de las respetables - Rosa Díez conoce muy bien a Sánchez y sabe muy bien por qué lo dice. Y es que, tanto si se trata de defenderse contra los aranceles de Trump, como de frenar el derroche y abusos de algunas CC.AA., o de cortar de raíz las salvajadas de los vándalos separatistas de la extrema-izquierda catalana, el PSOE siempre actuará poco, tarde y mal. Porque, sencillamente, no da para más. Tengámoslo en cuenta el ya muy próximo 10 de Noviembre.