De aplaudir, lo que está haciendo Luis Alfonso de Borbón al defender la memoria de su bisabuelo. ¡Bravo, Luis Alfonso!.
 
Un hombre al cual, desgraciadamente, no tengo el placer de conocer en persona, pero que ya sólo por lo que está haciendo en defensa de Franco ante tanto canalla, tiene todo mi respeto y mi admiración.
 
Por supuesto, no me olvido tampoco de los esfuerzos que está haciendo en general la familia Franco, que son dignos de elogiar.
 
Sin embargo a la monarquía actual, no se les oye decir hoy día nada en defensa de Franco (por lo menos, que yo sepa), cuando si están en ese trono fue gracias al Caudillo, cosa que parece que se les ha olvidado.
 
Es una pena, no sólo no parecen defenderle sino que se cargaron la monarquía que pretendía Franco dar a España, la tradicional. Al final, la convirtieron en una ''corona vacía'', con un rey que ''reina pero no gobierna'', es decir, vuelta a la llamada monarquía liberal. Sin olvidarnos de su ayuda para acabar de paso, con el anterior régimen, y, con ello a la larga, con España.
 
Triste, muy triste la verdad, y más, si eres monárquico como lo soy yo. Por eso, siempre digo que, en su momento, se debería replantear en España el modelo de monarquía, formando parte del necesario programa de reformas.
 
Como ciudadano y como monárquico, quiero un rey, un Jefe de Estado, que ''reine y gobierne''  y más cuando la situación del país es ya un verdadero desastre. Sino, para mí, no es rey ni nada.
 
Resumiendo. La monarquía y la iglesia fueron dos de las instituciones, con las cuales y entorno a ellas, nació y se fortaleció España, sin esos pilares, España no es España, y se derrumbará irremisiblemente el edificio como no volvamos a reformarlas y fortalecerlas como es debido.