Mi más entrañable enhorabuena a VOX; a su presidente Santiago Abascal y a todo su magnifico equipo; sus valientes mujeres formidables!.
 
("Agredida por radicales  la cabeza de lista la candidata de Vox por Vizcaya". Recogido de El Periódico)
 
 
Hace mucho bien en el Alma escuchar, después de triunfo tan notorio, a Santiago Abascal decir "hoy vamos a celebrarlo, pero mañana ya hay que ponerse a trabajar".
 
Cierto; anteayer domingo se han finalizando de cavar los pozos; se ha echado el hormigón, y todo queda perfectamente preparado para, como dijo el líder de VOX, empezar a poner los ladrillos para levantar el edificio que nos merecemos todos los españoles; 
 
pero, para conseguirlo, todos cuantos hemos votado a VOX (¡a España!), hemos de arrimar el hombro; todos hemos de mancharnos las manos poniendo o ayudando, a quienes deben ir colocando meticulosamente las hileras de ladrillos, con la maestría que el día 10 de noviembre de 2019 han alcanzado, salvando la interminable serie de miserables obstáculos que desde todos los demás partidos políticos y la mayoría de los medios de información, les han ido poniendo.
 
No nos ensimismemos mirando la belleza de la flor, olvidándonos de regar la planta que tenemos la suerte de tener en la maceta en la terraza de casa pues, cuidando como es necesario la planta, además de alargar la vida de esa hermosa flor, nos dará otras muchas tan hermosas como ella.
 
A ver si es posible y de una puñetera vez, después de varios intentos (Fuerza Nueva  y Juntas Españolas) que -ahora VOX- los españoles seamos capaces de, viendo los esfuerzos de quienes han puesto pie en pared en defensa de nuestros derechos, nos responsabilicemos y comencemos a comportarnos como personas sensatas, asumiendo la porción de
 
trabajo que -el que pueda realizar cada uno- como ayuda para la  defensa de nuestros propios ideales políticos; con la adecuada gallardía que requiera, como poco, tan legítimos (yo digo que más) como los de cualquier otra buena persona, obviando como es lógico, los que propone el separatismo traidor a España, y el terrorismo asesino que han sufrido los catalanes en Cataluña (Terra Liure) y los vascos en las provincias Vascongadas (ETA).
 
Y con los vascos y catalanes, lo hemos sufrido -muchos siendo víctimas mortales o con diferentes tipos de perpetuas heridas físicas y psíquicas- los españoles del resto de España.
 
No se debe dejar pasar esta ocasión. Lástima que diéramos por bueno el sufrimiento de tanto dolor como nos han traído las ultimas cuatro décadas, si dejamos solos a VOX, para que como a Santa Gemma, realice el milagro de solucionar, hasta donde sea posible, todos problemas de los españoles.
 
Yo sé que es muy dura la soledad -la sufrí como presidente de Madrid, de Juntas Españolas, junto a unos pocos camaradas, entre los que se encontraban Rafael Estremera, Jorge Cutillas y Juan Oliveros- en la lucha política. Es desalentador ponerte a trabajar en tu despacho político, queriendo hacerlo para el provecho de todos, robando horas a tu familia o a tu trabajo, cuando muy pocos de esos todos, son los que vienen a paliar tu soledad. Ni siquiera pedía otra cosa.
 
No permitamos que con razón se cansen; 
 
démosles nuestro efectivo y afectivo apoyo.
 
Eloy R. Mirayo.