Después de un mes y medio disfrutando del calor sahariano de Zaragoza, nos fuimos una semana a mi pueblo natal, en La Ribagorza, Altoaragón, dónde debo decir que he dormido como un cerdo, literalmente, pasando de todo y de todos.

Pero como siempre hay cosas que hacer, y recibos que pagar, he retornado a mis actividades cotidianas, sorprendido y admirado por la cara dura de los nuevos negreros, el “negocio” que han montado con el tráfico de seres humanos, y la absoluta desfachatez con la que actúan…

Hay varios artículos en nuestro Código Penal que castigan esas actuaciones y únicamente se trataría de poder aplicarlos, demostrando quien les financia, cuánto dinero reciben de las mafias que les “facilitan” la mercancía humana con la que operan, inmigrantes a los que previamente han sacado varios miles de euros a cada uno, etc.

¡Pero claro, para eso hace falta voluntad política, y que se azuce a la fiscalía para que cumpla con su trabajo, y se ordene a los servicios de seguridad del Estado que investiguen debidamente esas tramas delictivas, estas organizaciones criminales, pues eso es lo que son!

 (Que no sólo están para tapar los trapos sucios del “demérito”, o para investigar a los adversarios y enemigos políticos del partido –o partida- actualmente en el poder).

Estamos soportando una auténtica invasión, con miles y miles de menas (menores no acompañados), que son una bomba de relojería en nuestras calles, mientras el todavía aspirante a presidente sigue de vacaciones, con la total y absoluta irresponsabilidad que le caracteriza…

Mientras que el PP, CIUDADANOS y VOX han cumplido con sus obligaciones de dotar de gobiernos a aquellos territorios en dónde han conseguido la mayoría de los votos, la PSOE únicamente va robando gobiernos autonómicos, aliándose con partidos separatistas, entregando Navarra a los proetarras, o coaligándose con partidos traidores a sus principios e ideario, como el PAR aragonés…

El panorama es dantesco, y me sorprende, me sigue sorprendiendo, la total imbecilidad de la mayoría del pueblo español, pasando de todo y disfrutando de unas vacaciones que seguramente para muchos serán las últimas.

El coste de la vida sigue en aumento, la seguridad social está prácticamente quebrada, y solo se pueden pagar las pensiones –no sabemos por cuánto tiempo-, aumentando las aportaciones estatales, que se detraen de partidas de inversiones, para transformarlas en gasto corriente; “disfrutamos” de la gasolina más cara de Europa (aunque estos días la televisión comunista nos dice que en Portugal todavía es peor), y España sigue avanzando hacia el abismo, con paso firme y decidido.

La plebe se va de vacaciones, la mayoría usando y abusando de las tarjetas de crédito, esos créditos al consumo que luego hay que pagar, pues nada es gratis en esta vida, y gastando hoy el dinero que mañana tendremos que pagar…, pero que no tenemos. ¡Acojonante!

El gobierno sigue en funciones, es decir sin hacer nada de provecho, más que pagar las nóminas, empezando por las suyas propias, lo que posiblemente es muy de agradecer, vista la total incompetencia e inutilidad de la mayoría de sus miembros; el aspirante se sigue poniendo moreno; su señora e hijas disfrutando de los bienes del Estado, “gratis total”, y en septiembre-octubre registraremos un gran aumento del paro y sino, al tiempo.

¿Cuánto tiempo podrá seguir resistiendo España esta situación…?

Todos los días rezo por los seres queridos, que ya nos han dejado, y duermen el sueño de los justos. A partir de hoy, voy a empezar a rezar también por España y los españoles, que creo nos hará buena falta a todos.