Ya les aviso que me voy a extender un poco más de lo habitual. Disculpen que lo haga pero, como leerán, la ocasión lo merece. Si pensaban que pocas cosas les podían sorprender a estas alturas de la vida, prepárense a conocer a Aurelia Vera Rodríguez, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Puerto del Rosario (Fuerteventura), profesora de 4º de la ESO. En sus ratos libres, Aurelia es coordinadora de «La Sexta Cariátide», asociación feminista del IES San Diego de Alcalá, creada hace dos años y pionera entre los centros educativos de la isla, está integrada por 60 alumnas. Ningún alumno. Eso es paridad y luchar por la igualdad.

 

La Aurelia, que habrán notado es una forma poco amable de dirigirme a dicha sujeta, promovió que las chicas recogieran firmas con el fin de que el feminismo se incluya en los planes de estudio. Seguro que más de uno firmó pensando que feminismo quiere decir igualdad. ¡Craso error! Tal iniciativa fue galardonada con el premio Meninas de este año por la Delegación del Gobierno de España en Canarias, destacando entre sus merecimientos, el que intentaran concienciar a la sociedad en la que viven la necesidad de impartir el feminismo en las escuelas y luchar por lograr que el feminismo sea considerado una asignatura curricular.

 

Les voy a explicar qué han premiado y qué tipo de contenidos desarrolla la Aurelia en sus clases

 prevaleciéndose de su posición de superioridad con respecto a los menores impidiendo que su alumnado no se pueda expresar libremente por temor a ser represaliado en forma de notas. La Aurelia propuso como forma de estado a implantar la “matria”. Para ella, y para todas las que comulgan ideológicamente con ella, “patria” es un concepto patriarcal (léase machista) que debe ser sustituido por otro “matriarcal”, y de ahí el palabro “matria”. ¡Qué ignorantes! Esta individua, que es profesora de lengua, debería saber que patriarcal viene de padres, palabra que en plural quiere decir, al mismo tiempo, padre y madre.

 

Como paso necesario para implantar su “matria”, la Aurelia propuso la castración selectiva del 25% de los varones recién nacidos. ¿no se lo creen? Les animo a buscar las grabaciones, que las hay, en internet. ¡De poner los pelos de punta! Eso sí, no especificó el modo en que se iba a llevar a cabo el sorteo, pero dejó bien claro que debía haber “castrati” por el bien de la nueva sociedad, la “matria”. Los hombres que quedaran, en lugar de protestar, debían dar gracias por conservar los atributos que les dotan de fuerza física. Cuando alguno se opuso alegando lo traumático que sería para los varones, la Aurelia defendió lo indoloro de la medida toda vez que se practicaría a niños varones recién nacidos que, al no haber tenido experiencia previa de para qué les pueden servir dichos apéndices, no los echarían en falta. ¿Estos son los contenidos que quieren que se incluyan en los planes de estudio? Si el Gobierno de España tuviera sentido, ya estaría tramitando retirar el premio que les concedieron.

 

La tipa ésa, cuando uno de sus alumnos masculinos protestó, contraargumentó que a las mujeres les llevan haciendo algo parecido al nacer cuando les agujerean los lóbulos para ponerles pendientes. Que si las mujeres lo han soportado, los hombres también deben hacerlo, porque un hombre que piense que su virilidad se encuentre ligada a sus órganos sexuales no es un hombre. Los que firmaran a favor y piensen que les timaron, están a tiempo de reclamar su adhesión al manifiesto que suscribieron. Hoy, mejor que mañana. Por si acaso.

 

¿Cuándo se van a enterar de que el feminismo no tiene nada que ver con la igualdad? Si alguien piensa que sí, imaginen por un momento que un hombre, concejal del pueblo más perdido que sean capaces de imaginar, profesor de instituto, concejal de un partido que no fuera de izquierdas, que propusiera en una de sus clases que, selectivamente, le practicaran la ablación al 10% de las niñas que vayan a nacer.  ¿Qué ocurriría?

 

Todos los telediarios matutinos, los de las 3 de la tarde, los vespertinos y los nocturnos, además de los programas de opinión, los que no lo son, los informativos especiales, los monográficos y los recopilativos, más la radio, la prensa escrita y la de internet, los dominicales, las revistas de moda, la prensa rosa, y la que no lo es, tratarían en profundidad la noticia. Imagínense el tono y el contenido de cada uno de los comentarios. Por no hablar de las manifestaciones en las principales ciudades en favor de que le expulsaran, no sólo del instituto, sino del cuerpo de docentes. Seguro que habría cola entre las asociaciones feministas registrando querellas por un delito de odio de género…

 

¿Dicen las feministas dicen que persiguen la igualdad? Pues ya saben. Igualdad de trato a actuaciones iguales. Por tanto, preparen a sus abogadas y comiencen con la iniciativa #queechenalaAureliaperoya.