El pasado 21 de febrero salió la noticia de un orgulloso Pedro Sánchez anunciando que, tras dos años de trabajo han conseguido sacar adelante la pensión de orfandad para los hijos de mujeres fallecidas por violencia machista.

Él, que siempre alardea de que el PSOE es el partido de las mujeres y de la Igualdad, se ha columpiado nuevamente creando una nueva brecha de desigualdad y desfavoreciendo de nuevo a los más débiles: los niños.

¿Es más importante que papá haya matado a mamá que el hecho de que mamá haya matado a papá? ¿Es menor el sufrimiento de un hijo al perder a su madre que si pierde a su padre? ¿Acaso Pedro Sánchez lo sabe?

 

En su afán de hacer leyes que den el campanazo, el partido de Pedro Sánchez vuelve a hacer gala de su progresismo más reaccionario. Nuevamente no sólo no protege a todas las mujeres (las niñas hijas de padre asesinado por madre no cuentan, de la misma manera que no cuentan los niños hijos de padre asesinado por madre), tampoco cuentan las mujeres que no apoyan su descabellada ideología y que defienden a los hombres víctimas y damnificados por las leyes de género. Lo mismo sucede con las mujeres que han decidido ser madres, que sufren bullying social por parte de las que han decido no serlo. Y tampoco protege realmente a las mujeres que han decidido no ser madres, puesto que, a pesar de existir en el mercado cientos de métodos para evitar embarazos no deseados, fomenta el aborto y la eugenesia al más puro estilo hitleriano, con el consiguiente perjuicio para su salud física y mental.

 

Necesitan que las mujeres seamos víctimas de una u otra manera con tal de sacar adelante su diabólica ideología y poder así sustentar el negocio de la violencia.

Ellos generan el problema para luego poner la solución en forma de leyes y de negocios innovadores. En resumen, viven del sufrimiento humano.

No les interesa que todos estemos al amparo de las mismas leyes, puesto que, al inventarse la supremacía del hombre sobre la mujer se les caería el imperio monetario que tienen montado alrededor de la ley contra la violencia de género.

¿Es esto progresismo?

El progresismo siempre ha estado relacionado con la izquierda gracias a sus astutos ardides para que así lo parezca, pero realmente, si nos retrotraemos en el tiempo, lo único que han hecho ha sido legislar para quitarnos libertades y depender del Estado,

Y la mejor manera de enfrentar a la población entre sí es creando conflictos que generan ganancias y promoviendo leyes que nos restan libertades para, al final, terminar siendo siervos del Estado.