La Audiencia Provincial de Barcelona ha dictado una sentencia en la que indica que los mensajes realizados por Whatsapp pueden servir para interrumpir la prescripción siempre que contengan un requerimiento claro y preciso que se dirija al deudor para reclamarle el cumplimiento de la obligación.

 

Hay que tener presente que los derechos subjetivos y acciones, según el artículo 1930 del Código Civil, “se extinguen del propio modo por la prescripción los derechos y las acciones, de cualquier clase que sean”, siendo cierto que el artículo 1961 de la misma norma establece que “Las acciones prescriben por el mero lapso del tiempo fijado por la ley”. La Sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz 122/1999, de 29 marzo, explica los preceptos mencionados indicando que eI instituto de la prescripción extintiva viene siendo contemplado en la jurisprudencia “como una limitación al ejercicio tardío de los derechos en beneficio de la certidumbre y de la seguridad jurídica; institución que por no estar asentada en bases de intrínseca justicia, requiere una interpretación cautelosa y restrictiva (SS de 3 de diciembre de 1966, 13 de noviembre de 1981, 9 de marzo y 7 de julio de 1983), siendo de singular importancia o trascendencia a tales efectos y consecuencias, la valoración de la voluntad y comportamiento del titular afectado por el mantenimiento y subsistencia de su derecho, pues cuando aparezca clara su voluntad conservativa, suficientemente manifestada, debe interrumpirse el transcurso del plazo (S. de 6 de noviembre de 1987)”.

 

Conforme al artículo 1973 del Código Civil, “La prescripción de las acciones se interrumpe por su ejercicio ante los Tribunales, por reclamación extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor”. Especial relevancia tiene la interrupción de la prescripción por reclamación extrajudicial del acreedor, sobre el que la Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de noviembre de 2007 señala que la “voluntad conservativa del concreto derecho llegue a conocimiento del deudor, ya que es doctrina reiterada que la eficacia del acto interruptivo exige«no sólo la actuación del acreedor sino que llegue a conocimiento del deudor su realización (STS 13 de octubre de 1994)”.

 

Puede haber dudas sobre el modo de proceder para la interrupción de la prescripción por reclamación extrajudicial del acreedor, siendo destacable que, normalmente, se suele producir por acta notarial o burofax. Sin embargo, también es cierto que se admiten otras actividades.

 

La Audiencia Provincial de Barcelona presenta, con la sentencia antes mencionada, un razonamiento que resulta lógico, en relación con la jurisprudencia. La Sentencia del Tribunal Supremo 877/2005, de 2 de noviembre, indica que “El intercambio de correspondencia por cartas es suficiente para fundamentar una interrupción extraprocesal del plazo de prescripción (Sentencias de 16 de Marzo de 1961, 22 de Septiembre de 1984 y 12 de Julio de 1990, entre otras,) (Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de Noviembre de 1997)” y que “No es razonable admitir presunción de abandono cuando la remisión del telegrama implica lógicamente la intención de mantener la reclamación pendiente por parte de la demandante”.

 

El uso de Whatsapp cada vez tiene más relevancia en los procesos judiciales. Por ese mismo motivo, hay que tener presente el modo de usar la aplicación, cuya utilización puede dar alegrías, pero también malos momentos, dependiendo de la posición procesal en la que cada uno se encuentre.