Los mal llamados viernes sociales que nos ha impuesto el actual gobierno, no tienen otra finalidad que la de recabar votantes para poder seguir en el poder cuatro años más. Aunque esto suponga llevar a España a la ruina y desprestigio internacional, así como conseguir la ruptura de su territorio.
Mientras él pueda ostentar el poder absoluto, vende lo que sea y a quién haga falta.

Retomando los viernes fariseos, vamos a ver a quienes van dirigidas algunas de sus medidas.
Subsidio de desempleo a mayores de 52 años; no hay duda a quién votará este colectivo por miedo a que lo retiren. Aquí ya tenemos voto cautivo.
Ampliación de paternidad de 5 a 8 semanas: más voto cautivo de jóvenes entre 30 y 40 años que quieren formar familia.
Recuperación de las cotizaciones para cuidadores no profesionales con cargo a las cuentas públicas. Ciento ochenta mil votos más.
Ayudas a familias de 630.000 niños en situación de pobreza. ¿A quién le quitará votos esta medida? ¿Quizá a su poder en la sombra?.
Aprobará ayudas sociales y culturales para pensionistas. Otro colectivo que se suma a la causa.
Y la que más me ha gustado, más de 30.000 ofertas de empleo público. La cantidad de personas que se van a afiliar al PSOE y enseñarán su carné el día del examen, por aquello de conseguir algún punto extra; en esto pueden pedir consejo a Susana Díaz, que tiene un Máster.

Todo esto no es gratuito. El tributo son 3.200 millones de euros. Más del doble de lo que presupuestaron y todo sale del mismo bolsillo. El de todos.
Ya que no aceptaron sus presupuestos por estar demasiado inflados, ¡a golpe de decreto y con bombo y platillo lo imponemos!.

Pero lo más denigrante es que la gente se lo cree. Le ven como el salvador, es como el prestidigitador que se dedica a entretener con una mano y con la otra, por arte de magia, roba la cartera del pobre iluso que encima le aplaude y le da las gracias, sin que se la haya devuelto, claro.

Que Sánchez y su séquito son dignos de estudio, es más que evidente. Pero lo más sangrante, lo más preocupante, es la respuesta y constante reverencia de un colectivo de ciudadanos incapaces de entender que les están engañando y por sus votos en masa pagamos todos los demás. BASTA YA!!!.