Según los dirigentes del PP en su último mitin en Zaragoza, el apoyo del PAR al PSOE, PODEMOS, IU, CHUNTA ARAGONESISTA e IZQUIERDA Hundida, digo UNIDA, es decir, lo mejor de cada casa, tiene un coste económico de veinte millones de euros para los aragoneses, es decir, ustedes y el que suscribe.

Ya se sabe que las amantes y los amantes son caros, y más en estos casos de “alquiler”.

Claro que, para caro, caro, el matrimonio…, y más si es por el interés te quiero, amor mío.

Desde luego no paran de salir nombramientos en el BOA, Boletín Oficial de Aragón, pues por lo visto hay mucha gente que colocar…

El PRC, Partido Regionalista de Cantabria, comandado por Revilla, por lo menos apoya con un diputado nacional al PSOE, del que es un submarino, pero el PAR, que es otro submarino del PSOE, lo único que aporta es un montón de convidados a la mesa común de la izquierda cuatripartita, y ahora quintapartita, o como se diga, pero sin diputado alguno, que ya sabe que el PAR no es capaz ni de obtener un simple concejal por Zaragoza, ciudad que elige a treinta concejales, nada menos.

Ellos dicen que cómo ya tienen un senador, que no quieren más, pero lo que fingen desconocer son dos cosas:

  • Primera que el Senado es un viejo cementerio de elefantes, a dónde van a parar las viejas momias de los partidos políticos, como la Rudí, y
  • Segundo, que su Senador ha sido designado por las Cortes de Aragón, es decir, a dedo, y no por elección popular.

 

En otras palabras, que el PAR no puede hacer nada ni conseguir nada para Aragón, con lo cual el viejo lema de “Aragón es nuestro partido”, debería ser sustituido por este otro, mucho más actual y realista: “Nosotros somos nuestro partido”.

He vuelto al vicio solitario (no sean ustedes mal pensados) de leer el BOA, y encuentro el Decreto-Ley 8/2019, de 24 de septiembre (BOE del 30 septiembre), por el que se modifica el texto refundido de la Ley del Instituto Aragonés de Fomento.

 (Sigo sin entender para que pagamos un generoso sueldo a 67 diputados autonómicos, si a la hora de la verdad, se tira del decreto-ley, pero por lo visto eso es costumbre en todas las autonomías, y en el gobierno central).

La citada norma, que es parte del chalaneo político entre el PSOE y sus acólitos y el PAR, asigna al señor BIEL, digo ALIAGA: “… las competencias atribuidas al anterior Departamento de Economía, Industria y Empleo en materia de industria, pequeña y mediana empresa, comercio, artesanía, energía y minas (y de los grandes expresos europeos, añado yo, con sorna), y adscribiendo expresamente a ese Departamento el Instituto Aragonés de Fomento”.

Es decir, que el organismo que fomenta “el pleno empleo y el desarrollo económico y social en el territorio aragonés”, teniendo “como objetivos fundamentales el favorecer el desarrollo socioeconómico de Aragón, el incremento y consolidación del empleo y corregir los desequilibrios intraterritoriales”, pasa a depender del PAR.

Por lo tanto la hucha del dinero público, como yo digo mordazmente, el botijo económico del gobierno autonómico pasa a depender del PAR, que “regará” a quien quiera regar…, pues quien tiene el botijo, tiene el poder.

Al presidente regional le pasa como al presidente valenciano: por lo visto se conforman con presidir la región, aunque a la hora de la verdad no pinten nada, y sean sus respectivos vicepresidentes quiénes realmente corten el bacalao.

Y en este sentido, si el uno es malo, la otra es todavía peor…

En fin, que les voy a contar que no sepan.

Señores votantes del PAR: disfruten lo votado…