Con la efímera “autoridad” que me da haber votado a VOX en las cuatro elecciones recientes, me veo en la obligación moral de manifestar mi opinión sobre la política de pactos que se está fraguando, y creo recoger la opinión mayoritaria del español medio.

1º. – VOX es un partido constitucional, y por consiguiente legal. -

2º. – No pretende suprimir la monarquía, o segregar parte de las regiones de España, como si “predican” otros partidos políticos, republicanos y separatistas, a los que nadie acusa de ser de extrema derecha, o de extrema izquierda. –

3º. – Dentro del sistema, todas las opciones son viables, y merecen el máximo respeto, hasta los partidos neocomunistas, e incluso estalinistas, como PODEMOS, con su dacha y todo, para el máximo, adorado y admirado líder…

4º. – Es cierto que VOX pretende suprimir las autonomías, o al menos reducirlas a su mínima expresión, pero es algo que pensamos una gran parte del pueblo español, pues son un sumidero de dinero, y una fuente de enfrentamientos entre las diversas regiones de ese todo, único e indivisible, que es España. –

5º. – También las Diputaciones Provinciales están reguladas por varios artículos de la Constitución, y esa ha sido la causa, o más bien la excusa, por la que nunca han sido suprimidas, pues había que reformar la Constitución del 78.

¿Y qué problema hay en ello…?

6º. – Parece que hay un “lógico” temor a abrir la caja de Pandora de la reforma constitucional, pero lo cierto es que la Constitución ya tiene una edad adulta, y algún día habrá que pasar por la ITV, y reformar aquellos aspectos que se están quedando desfasados, so pena de que acabe siendo un cascarón vacío, que no contemple ni de solución a los problemas reales de España y de los españoles. –

7º. – VOX no puede ser la querida del PP y de CIUDADANOS, esa amiga que uno no se atreve a presentar a sus padres, por impresentable…

VOX tiene la misma legitimidad que todos los partidos políticos constitucionalistas. –

No es de extrema derecha, de la misma forma que nadie dice que PODEMOS sea de extrema izquierda, y que hay que aislarles políticamente, o que los partidos separatistas catalanes deberían ser ilegalizados, por atentar contra la Constitución del 78, y las esencias mismas del Estado. –

8º. – En definitiva, VOX tiene que hacerse respetar, y los demás solo te respetan cuando te haces respetar…

No puede ocultarse en las sombras de la Historia, ni andar escondido entre bambalinas, mientras otros se apuntan las medallas. –

Lo cierto es que 24 diputados, sobre un parlamento de 350, suponen casi un diez por ciento de los ciudadanos españoles, y que como tales, merecemos el respeto de todos los demás. –

Confío y espero que los dirigentes de VOX actúen en consecuencia, pues si no, se pueden encontrar con la huida de muchos de sus votantes, la mayoría de los cuales ya nos marchamos previamente de ese partido cobarde llamado PP.

Y respecto a CIUDADANOS, ellos sabrán lo que quieren…, suponiendo que lo sepan, pues parece ser que quieren ser la novia en la boda, y el muerto en el entierro. ¡Y eso es, sencillamente, imposible!

Toda decisión supone optar por algo, en detrimento de otra opción posible…

Se puede engañar a muchos, pero lo que no se puede es engañar a todo el mundo, siempre.

O se está con los unos, o con los otros, y no hay más alternativas posibles.