Hasta los perrodistas más lacayunos del Sistema, lo asumen. Sentencia muy desproporcionada. Por ejemplo, el portavoz/portacoz de Bilderberg en España, El País, ni en la portada de su edición de papel del pasado viernes. Se les ha ido el asunto de las manos. 15 años, asumibles. 38, la cosa se descose. Se les ha visto, en esta ocasión más que nunca, el puto cartón. Algo no cuadra.

Cinco años por asesinar a patadas a alguien que porta unos tirantes con la enseña nacional. Trece, tope, por dar un sazonado golpe de Estado, sedición lo llaman. Casi cuatro décadas por montarse una orgía con las luces apagadas. Lo dicho, se les pasó el cocido

El arte de bruñir y tocar la zambomba

El caso Arandina, demasiado burdo. Con sus inmarcesible clásicos. Linchamiento mediático, absoluta arbitrariedad jurídica, indefensión aterradora. La grupi de la Arandina, enamorisca de uno de los futbolistas. De paso, se zumba a los tres. Modificando tropecientas veces su versión de los hechos. Los celebérrimos whatsapps. Leamos. Como se vaya de la lengua yo sí que me voy e incluyo cosas inventadas. Cosas inventadas. ¿Las mujeres, seres de luz, mienten y se inventan cosas? Prosigamos, amenazando.  No creo que lo haga ni él ni ninguno, saben las consecuencias, están advertidos. Fabuladora, si llegase el caso. Y amenazando, desde luego. Abundemos. Solo mamadas y pajas pero como cuenten algo yo cuento todo e inventando. Puliendo glandes, tocando la zambomba o trepanada por el orto, la orgía funciona. Consentida, lo dicho. Sobrevuela el estilo Cosa Nostra, amenazas amenacitas. Menor y Mujer, la oprimida perfecta. Lástima que no fuera negra y trans. Todo el heteropatriarcado machirulil oprimiéndola.

Testigos de cargo, ¿para qué?

Un testigo afirma que la ve feliz. Se ha follado a su chico y, de propina, a otros dos. Campeona, ahora vas y lo cascas. Otra testigo, amiga del cole, es informada de las hazañas de la Felatriz y el propósito de La Menor de continuar quedando con los maromos y proseguir con las casposas y levíticas bacanales. A otra testigo le contó que a los futbolistas les había realizado una suculenta succión de glande, que le gustaba más. Le pareció a esta testigo que se hallaba harto contenta y se jactaba de ello. Y, para no cansar a los lectores, a otro testigo  le contó que había tenido una orgía (sic, resic), pero no se mostraba arrepentida de ello. ¿Arrepentida de qué? Había triunfado como Los Chichos.

El chuminete del Leviatán

Del examen pericial de su teléfono móvil se comprueba que tenía una carpeta con el nombre de “mis líos” y en la misma anotaba sus jaranas sexuales, tête-à-tête o arremetidas orgiásticas, tanto da. También había anotado las relaciones mantenidas con los acusados, tres piezas cazadas, entre tantas.

Tía de casi dieciséis que se folla a todo lo que se menea, cosa menos extraña de lo que parece. Bastante usual. Las mujeres que follan mucho, o con muchos, son inmaduras, otro despropósito más de la Sentencia. El Estado, tratando a las mujeres como absolutamente subnormales. El Leviatán, controlando su chichi. Eso sí, con el totalitario y liberticida coñazo de la perspectiva de género, más sumisas e imbéciles.

Poder e impunidad, valga la redundancia

Lo dicho. Sentencia para recordar quién manda y quién es impune. Y quién es un puto tolai. ¿Para qué sirve tomar testimonio a terceras personas y realizar pruebas periciales si todo ello es  irrelevante y se intuye que las " sentencias de género" están prefabricadas y tan solo sirven para saturar las ansias vengativas de los lobbies feminazis/femibolches?

Blablabla, que si follar a oscuras intimida. Que si son cooperadores necesarios para la comisión de un delito. Subterfugios y coartadas, basurienta verbosidad jurisperita, deplorable sintaxis como siempre, para consumar una prevaricación como la Catedral de la Almudena. A eso, poro abierto clave, debemos agregar que El Código Penal español es una desatinada mierda pinchada en un palo. Uno de 18 y una de 15 es "violación", pero uno de 19 y una de 16 no es nada penalmente apreciable, ni tampoco uno de 17 y una de 14.

Lo más tormentoso, por otra parte, fascinante cuestión, la extremada frivolidad con la que se habla de "violación", en la sentencia y en el matrix mediático. Me interrogo si dentro de poco tendremos que fantasear una nueva expresión para referirnos a las violaciones de verdad, tan silenciadas por los malditos bulos que te dan por el culo. Veamos, por ejemplo. Las cometidas por manada alógenas. O por los pederastas VIP. Pozos sin fondo. E impunidad total.

Lo peor, por llegar

Sintetizando. Niñata más salida que el pico de una plancha, como la mayoría de los púberes occidentales, se cepilla a media Arandina, le entran insólitas contriciones, se remuerde imprevistamente y se inventa todo este sórdido tinglado que ha ocasionado que tres vidas acaben absolutamente destruidas. Pulverizadas.

Por otra parte, no lo olvidemos, todo es pieza o viga de un plan perfectamente diseñado y engrasado. Con su consuetudinaria y abultadísima porción de ingenieros sociales. Otra mentira (y espanto) más, en esta ocasión en su versión judicial, para eternizar la meticulosa y prediseñada guerra entre los sexos. Reducción demográfica. Demencias maltusianas de las perturbadas élites ¿Alguien da más? Por supuesto, lo peor siempre está por llegar.