El 11 de mayo de 2016 escribí en La Gaceta un artículo con este título, al que remito al lector (https://gaceta.es/blogs/pio-moa/pp-peor-11052016-1653-20160511-0000/ ) Algunos creen o quieren creer, que el PP ha evolucionado con Casado en la dirección correcta, próxima a VOX. La realidad es muy otra: el PP estaba perdiendo votos  –es decir, cargos posibles– a chorros, por lo que en su interior se abrió una disputa sobre qué hacer, y Casado se volvió “patriota” para recuperar esos votos y hundir a VOX. Luego la alarma pareció luego infundada a muchos, y la polémica interna gira en torno a si el PP debe continuar la línea oportunista  de Casado o debe volver a su papel de auxiliar de los separatismos y del PSOE (lo que llaman “centro-derecha”). Y el partido se está deshaciendo: en Vascongadas reclaman una práctica independencia, en Galicia acentúan su política proseparatista, en Andalucía hacen caso omiso de Casado… No es imposible que el PP se desmorone, lo que dejaría un vasto espacio libre para VOX.

 

   Hay un precedente importante en la voladura de UCD por su creador, Suárez. Siempre se ha acusado a sus “barones” de aquel descalabro, pero, como analicé en La Transición de cristal, fue el propio Suárez el responsable al negarse a juntar fuerzas con Alianza Popular y mantenerse en una posición de izquierda (el muy necio quería incluso pasar a Felipe González por la izquierda), cuando el PSOE le estaba superando a ojos vistas. Ello creó en el partido un enorme descontento y confusión con el resultado sabido. Por desgracia, Fraga se empeñó después en imitar a Suárez, pero esa es otra historia.