Obviamente, no. Se asume, caracoles, como lugar común que en España han dejado de regir la presunción de inocencia, la igualdad ante la ley y la tutela judicial efectiva. Remotos recuerdos triturados por dos mafias bienaventuradamente machihembradas: Mafia de género y Mafia judicial. Intocables. Impunes. Inmorales.

#YoSíoscreo

En la localidad burgalesa de Aranda de Duero, la plebe, en esta ocasión, atinó. Intuiciones de justicia muy alejadas del arbitrario y corruptísimoDerecho Positivo. Unas 400 personas asistieron para mostrar su sostén moral a los condenados y su rechazo a la desproporcionada pena impuesta. #YoSíoscreo, hashtag usado y expresión coreada en la manifa. En los manifiestos que se leyeron durante la reunión de la localidad ribereña, en los que no se paró de reiterar “no estáis solos”, exhibieron tanto su apoyo a los penados como su desprecio a la kafkiana condena.

Todo da mucho asco. Da un poco de grima que existiendo los audios en los que la supuesta “víctima” admite que se inventará lo que fuese necesario en el caso de que los tres acusados contasen lo que ocurrió, la condena frise los cuatro decenios de talego. Ininteligible también resulta que, después de la supuesta "violación”, La Menor mantuviera, escasos minutos después, tan pancha, relaciones sexuales con uno de los supuestos abusadores. Todo, un puto despropósito. Hiriente pitorreo. Pero muy bien zurcido. Veamos.

Feminismo liberticida, valga la redundancia.

El feminismo se ha transformado en una feroz herramienta de control social del Estado y de Fundaciones privadas de multimillonarios (Open Society, Ford, Rockefeller, Friedrich Ebert..), los desinteresados filántropos de mis cojones, que se va irradiando pertinazmente en medios de comunicación, a través de su sobornada clase política, con el auxilio del putrefacto sistema judicial y el ineludible apoyo de las universidades prestando sus paraninfos para generalizar la inmunda propaganda de género. Y los coles, primaria y secundaria, perfectos palmeros.

Muy sencillo de entender. Leyes supremacistas, totalitarias y liberticidas. Derecho Penal de Autor, tan nazi y bolchevique. Privilegios de toda clase y condición por el mero hecho de venir a este mundo cruel con chuminete. Porque yo lo valgo, la mujer tiene acceso preponderante, por el sistema de cuotas, en menoscabo de principios constitucionales como los de mérito y capacidad, a empleos públicos o privados. Y, desde luego, los fastuosos chiringos, negocietes de género. Follow the money. Sigue la pista de la pasta.

Feminismo, basura de los servicios secretos, destruyendo la familia y la natalidad

No cabe duda de que hay en camino una agenda globalistafeminazi/femibolche que, al igual que sucede con la migratoria, tan forzada e irreal, tiene unos conspicuos patrocinadores y colaboradores, con unas metas que enlazan con los del Nuevo Orden Capitalista, grandes inversores billonarios y agencias de inteligencia para utilizarla como instrumento de desintegración social. Destrucción de la familia y de la natalidad. Nada nuevo bajo el sol, Eclesiastés dixit.

Esto ya aconteció, memento, a finales de los sesenta en las universidades yanquis con los movimientos “anti-guerra” de Vietnam. Fueron, como son hoy, ramplones y fieros títeres bajo control del FBI y la CIA (en España, CNI, Centro Nacional de Inteligencia). Fueron utilizados para perfilar y apuntalar los intereses del emergente Nuevo Orden Mundial y suscitar la fragmentación entre los más despiertos de la peña. Lo mismito que hoy. En fin.