Sí. No ha sentado muy bien a determinados partidos el paso dado adelante por algunos Generales incorporándose a VOX. La ministro Zelaa ha ido más lejos y ha denominado esta situación como “la derecha de los Coroneles”, “la del pensamiento único”. No hay que hacer mucho caso a lo que dice esta señora pues su cultura no da para mucho y sus comentarios no son más que anécdotas de cuya boca sólo salen majaderías.

 

La realidad es que sólo quienes se encuentran enfrascados en romper nuestra Patria e imponernos su totalitarismo marxista bolivariano se han rasgado las vestiduras pues observan como quienes supieron defender a España con las armas, hoy, finalizado su periodo en activo, deciden seguir con su compromiso en la arena política y precisamente allí donde creen que se puede defender mejor. Evidentemente no les ha gustado nada.

Con estas líneas pretendo ilustrar, de una parte a los sorprendidos por esta decisión y de otra a los sectarios ignorantes como la señora Zelaa.

 

Todos los años un elevado número de oficiales de los ejércitos cesan en el servicio activo y pasan a la situación de retiro . Un grupo de hombres quienes en plenitud de facultades se encuentran después de una vida plena de actividad aún con posibilidades de aportar mucho a la sociedad.

 

Hablamos de un grupo de personas con una experiencia de vida intensa en el mando de hombres y que poseen unas cualidades de orden, organización y disciplina destacables. La mayoría sabe y conoce lo que es el trabajar en condiciones de riesgo y en situaciones límite puesto que casi todos han participado en operaciones reales en el exterior y han asumido responsabilidades notorias en el ejercicio de su actividad.

 

El ejército produce expertos en muchas cosas pero sobre todo lo que más produce son líderes; no en vano son hombres acostumbrados a mandar unidades y a administrar recursos. Un vistazo a los “currículum” de muchos dirigentes que ocupan cargos de relevancia en la política norteamericana, británica o alemana, por ejemplo, corrobora la importancia que se le da al pasado militar que pueda aportar un candidato y precisamente es así porque ante el ciudadano esta circunstancia garantiza en gran medida cualidades, que no siendo en absoluto privativas de la función militar, sí son consustanciales con ella. No es necesario profundizar en las razones por las que hoy un militar en España se encuentra alejado de la “cosa pública” pero entrado ya el siglo XXI es hora ya de olvidar viejos fantasmas del pasado y dar curso normal a lo que es corriente en países con sociedades desarrolladas.

 

Hoy, un partido sin complejos y firme defensor de la unidad de España, ha incorporado , de momento, hasta 6 Generales retirados a sus filas. Un simple vistazo a sus hojas de servicio - impecables - nos da idea de cuanto pueden aportar a nuestra sociedad; más aún si las comparamos con las de la mayoría de los políticos que llenan las cámaras. Políticos sin apenas formación y en muchos casos con un bagaje intelectual paupérrimo.

 

Seguramente el hecho de que sea VOX - y en algún caso, también el PP - el partido elegido por los militares en cuestión para ejercer en política es lo que más ha indignado a la izquierda sectaria de este país así como a los sectores independentistas. No es de extrañar este hecho toda vez que las amenazas que se ciernen sobre la unidad de España vienen precisamente de los que conforman un claro frente popular de carácter predominantemente marxista y los que a él se oponen son precisamente VOX Y el PP. Y es aquí donde los militares van a tener su papel principal en el Congreso , de ser elegidos : convicciones firmes en la defensa de los valores que han conformado nuestra Patria y de su unidad.

 

Otro campo de posible actuación para los militares, no en situación de actividad, es el del mundo de la opinión. Un ámbito en nuestra sociedad, hoy, de grandísima importancia y en el que no abundan las opiniones de personas provenientes de la milicia. Nuestra sociedad no puede prescindir de los criterios que insignes militares pueden aportar a su desarrollo. Son muchos los militares que escriben hoy, si bien generalmente en medios relacionados con la Defensa y Seguridad. No sería malo que este campo se ampliara a todos los temas del mundo actual y aportaran su visión del mismo con la misma claridad que lo hacen cuando hablan de lo específico.

En definitiva, bienvenidos sean los militares a la sociedad civil activa. La presencia de personas con una formación y experiencia como la de los militares retirados solo puede ser beneficiosa para la sociedad en su conjunto.

 

Mi admiración por los Generales Gutiérrez Diez de Otazu, Coll Bucher, Asarta Cuevas, Rosety Fernandez de Castro , Mestre Barea y otros más que han decidido abandonar la comodidad del retiro para luchar en el mundo turbio de la política por los valores a los que han servido en los ejércitos durante tantos años.

 

Y sí, algunos firmaron el pasado verano el Manifiesto de respeto al Franco soldado al igual que lo hicieron más de 100 Oficiales Generales y más de 1000 oficiales de todos los empleos, todos en situación de retiro, prueba clara del concepto que tienen los militares de lo que significa la lealtad.

 

Van a suponer un aire fresco de patriotismo contrastado, “combat proof” tan necesario hoy en una España en crisis institucional como consecuencia de la ofensiva socialista/comunista e independentista que pretende alcanzar el poder al precio que sea, incluso el de la ruptura constitucional y el de la unidad de España.