Sí, ya sé que el Generalísimo Franco murió hace 43 años. Sí, ya sé que consecuentemente el grito de VIVA FRANCO puede carecer de sentido toda vez que es un contrasentido el clamar por una persona muerta; sin embargo, yo lo entiendo como una proclama por lo que su persona significó para la historia de España. Un sentimiento que hoy adquiere carácter de importancia en el devenir de nuestra patria al ver como todo cuanto significó su figura, y su obra, se deshacen por la inquina de unos y la indiferencia de otros.

 

Franco representó la unidad intangible de España, hoy en serio peligro de descomposición por la fuerza de grupos secesionistas en clara connivencia cuasi real con los responsables de la defensa del Estado. Primero fue la incompetencia y pusilanimidad del Sr. Rajoy, y su acólita Soraya, y hoy por la evidencia de la complicidad del Gobierno socialcomunista con los sediciosos.

 

Franco representó el respeto a las tradiciones cristianas sobre las que se forjaron España y su despliegue allende los mares. Hoy el odio e inquina que una izquierda sectaria muestra contra el sentimiento otrora mayoritario entre los españoles y la relativista actitud moral de otra gran mayoría absolutamente indiferente a cuando sucede en este entorno han descristianizado nuestra Patria.

 

Franco representó la acción de un Estado eficaz y eficiente para conseguir el bienestar social de los españoles hasta el punto de transformar una España rural, pobre e ignorante en otra industrializada que llegó a ser la octava potencia industrial del mundo. Sí, el sistema político que propició esta histórica transformación no era el democrático actual y adolecía de las libertades que se supone gozamos hoy, pero soy de los convencidos que sin aquellas carencias circunstanciales hoy España no estaría donde está de ninguna de las maneras.

 

Franco representó la victoria sobre el marxismo y evitó que España pasara a ser un satélite de la entonces poderosa Unión Soviética. Ni Europa ni el mundo serían hoy lo mismo sin aquella victoria.

 

Sí, por todo lo expuesto grito VIVA FRANCO porque con este sentimiento recuerdo lo que significó y que cobra actualidad en nuestros días.

 

Ayer, el Presidente del Gobierno Sr. Sanchez anunció la terminación del procedimiento administrativo para proceder la exhumación de los restos del Generalísimo del Valle de los Caídos. Un procedimiento que no ha sido otra cosa que una pantomima con el único fin de dar aparente cobertura legal a una decisión ya tomada de antemano. Un procedimiento repleto de irregularidades incalificables como el no haber tenido en cuenta en ningún momento las alegaciones iniciales ni finales de esta FNFF, de la familia ni de la Comunidad Benedictina. Un procedimiento desarrollo de un RDL viciado de ilegalidades por ir contra un Tratado internacional y por apuntar obras en la Basílica absolutamente contra la ley; un procedimiento viciado de inconstitucionalidad por contravenir el artículo 86 de la CE , construir un entramado jurídico como una ley de carácter singular y por ir contra la jurisprudencia de la UE y el Tratado de Derechos humanos.

 

Llegados a este punto, la FNFF y las otras partes interesadas confiamos ahora en que una vez recurridas ante el TS todas las irregularidades citadas ,y esperemos que aceptadas las medidas cautelares previas a la resolución que en su día tome el TS, se paralice el proceso malvado del Gobierno y desde la Justicia se ponga fin a todo este desatino que atenta contra la reciente historia de España.

 

Soy de la opinión de que el Gobierno era desde el principio más que consciente de esta situación pero en una hábil táctica y estrategia política ha conseguido, y consigue, dividir y enfrentar a la España heredera sociológicamente del franquismo. El Sr. Sánchez ha lanzado a la arena política la figura de Franco. De una parte logrará atraer a su redil a los herederos del comunismo/socialismo más rancio y vengativo y de otra ya estamos viendo como su objetivo de dividir a la “derecha” es objetivo alcanzado.

 

El PP huye como gato desesperado de que le identifiquen con sus ancestros ideológicos, el partido C,s apenas difiere en esta situación de la propia de la izquierda - en realidad no se sabe donde están - y la derecha emergente que representa el nuevo partido VOX anda también con pies de plomo con declaraciones confusas y en ocasiones contradictorias no sea que le tilden de partido franquista.

 

Nos encontramos ante unas elecciones vitales para España y, o los partidos antes citados se identifican claramente con lo que significó Franco, y lo reconocen valientemente, o la España sociológica heredera de la España otrora llamada nacional difícilmente será capaz de evitar la irrupción con fuerza del Sr. Sánchez otra vez y , entonces, sí, todo cuanto pretenden a través de la denominada Ley de Memoria Histórica será objetivo a su alcance con facilidad.

 

La FNFF no se adscribe a ninguna opción política concreta si bien manifiesta abiertamente su oposición a quienes nos quieren retrotraer hacia posiciones neocomunistas y por otro lado mostramos nuestra simpatía hacia quienes sean capaces de recoger el legado que nos dejó el Generalísimo Franco y que he citado al principio de estas líneas.

 

En la desgraciada guerra civil de hace 80 años se enfrentaron dos concepciones diferentes de España : de una los que pugnaban por el sentido cristiano de la sociedad y de la unidad de España y de otra un conglomerado de fuerzas divididas entre sí partidarias de diferentes aspectos del materialismo marxista. El éxito de Zapatero y Sanchez, con la inestimable ayuda por omisión de Rajoy, ha sido el escenificar a estas alturas del siglo XXI la misma situación. ¿Se darán cuenta los propiciadores de la enorme manifestación de las banderas del otro día en Madrid que deben ponerse al frente de la primera concepción antes citada? Por si no se enteran les diré que es la misma que Franco representó. Lamento no estar muy seguro de ello pues la nula oposición que los representantes de esos partidos han hecho para oponerse a la exhumación del Generalísimo me demuestra que no saben muy bien lo que nos estamos jugando. Sí, son jóvenes y poco conocedores de nuestra historia reciente pero eso no les disculpa y me temo que aviados estamos.

 

Y termino confiando y esperando no tener que acogerme a las palabras de José Antonio Primo de rivera cuando dijo que prefería “la bala marxista al abrazo derechoide, pues es mejor morir de bala que de morir de náuseas” y que hoy “la bandera ya está alzada ¡ay! del que no sepa levantar, frente a la poesía que destruye, la poesía que promete”.

 

Sí, ante las elecciones , VIVA FRANCO. ¿ Lo entenderán?