Han estado muy en su punto los abucheos del “orgullo” a los cantamañanas de C´s  que quieren hacerse los amigos de la mariconería (con permiso de la ministra) y de sus odios.

 

VOX no puede admitir en Madrid ni en ningún lado que las pandillas del PP y C´s lo traten como un felpudo. Ya cayó en la trampa de intentar hacerse “respetable” para los mafiosos. Si ahora permite que estos le ninguneen, la trampa se cerrará sobre VOX, que perderá toda respetabilidad. Debe ser muy consciente de ello.