Un auténtico escándalo judicial en sus comportamientos donde

procedería su suspensión cautelar

La libertad sin fianza, de los investigados por el escándalo de blanqueo de capitales del ex embajador en Venezuela Raúl Morodo y su hijo Alejo decretada por el Juez Pedraz, ha supuesto un verdadero y monumental escándalo judicial, cometido por un Juez, que actúa sectariamente y aplicando la L.E.J.C a su libre albedrío.

Efectúo estas afirmaciones en base a un dato y a unos hechos incuestionables.

A mí, Miguel Bernad, le detiene y le ingresa en prisión incondicional durante nueve meses, el Juez Pedraz, aplicándole además la pena del telediario. Después de diez meses de cárcel, se le libera con una fianza de 50.000€ y comparecencias semanales.

Ahora, este juez, en un escándalo monumental, donde están investigados el ex embajador en Venezuela Raúl Morodo y su hijo Alejo Morodo por cuatro delitos entere ellos el de blanqueo de capitales (más de 14 Millones de euros) los deja en libertad sin fianza.

Esta resolución que decretó la prisión incondicional a Miguel Bernad tiene un calificativo de presunta prevaricación y sectarismo, a la hora de aplicar la L.E.C.

Esta tan claro, evidente y descarado  tanto la resolución de los  investigados (Raúl Morodo y su hijo) como la de Miguel Bernad.

El descaro burdo, maniobrero , sectario de meter en la cárcel a Miguel Bernad sin el más mínimo indicio solido de incriminación y dejar en libertad a Raúl Morodo y su hijo con pruebas contundentes, es tan grave y de tanta transcendencia en la credibilidad del poder Judicial que el CGPJ, si fuese independiente tendría que suponer cautelarmente al Juez y con posterioridad exigirle responsabilidades penales.