La primera se produce “en tiempo real”, con amplísimo despliegue informativo, el 16 de abril de 2.016, cuando todos los medios informativos (debidamente avisados por no se sabe quien), se apostaron delante de la sede del Sindicato y del domicilio de Miguel Bernad, para transmitir su detención.

         La segunda condena popular, se produce, cuando también en tiempo real, se transmite su conducción a la prisión de Soto del Real.

         La tercera condena popular, se produce cuando, durante su estancia en prisión, en las tertulias de los medios televisivos, radiofónicos y editoriales de medios de comunicación, se le lapida y criminaliza impunemente, tachándole y acusándole de culpable.

         La cuarta condena popular, se produce cuando se acuerda por el juez Pedraz, la apertura de juicio oral, resaltando los medios informativos que el Fiscal y Podemos, solicitan 25 años de cárcel. (Tengo 76 años de edad, por lo que deben de pensar que voy a pasar de los 100 años…).

         Miguel Bernad ha sido juzgado cuatro veces y condenado por la sociedad, sin juicio previo, sin sentencia de cualquier tipo.

         Cuando se celebre el juicio y se produzca sentencia en sede judicial, no en la opinión pública, aunque la sentencia sea absolutoria (que lo será), esta no servirá para desmontar las cuatro condenas populares.