Cada verano el espectáculo se repite. La Tierra se cruza en su órbita con los restos que dejó a su paso el cometa Swift-Tuttle y esas pequeñas partículas colisionan con la atmósfera a velocidades que alcanzan los 200 km/h y temperaturas de más de 1000 ºC.

perseidas-madrid

Y al espectáculo que este fenómeno astronómico genera a ojos de nosotros, humildes espectadores terrestres, se le llama la lluvia de las Perseidas, también conocido popularmente en España como las Lágrimas de San Lorenzo por la proximidad de su punto máximo de actividad al 10 de agosto, día de la festividad del mártir.

perseidas-madrid_1

Las Perseidas se pueden ver en todo el mundo. Pero debido a la órbita del cometa que las origina, el Swift-Tuttle, las Perseidas son principalmente visibles en el hemisferio norte. Al igual que con otras lluvias de estrellas, su intensidad es mayor en las horas previas al amanecer, ya que es este lado de la Tierra el que recoge más meteoros a medida que la Tierra se mueve alrededor del Sol.

Se podrá ver una cada dos minutos aproximadamente. Eso equivale a unos 110 meteoros por hora, que se dice pronto. Hay que tener en cuenta que la iluminación no será óptima porque habrá luna llena esa noche.

MFFPN4EPq9aJDxuVaFTI02

En Madrid capital, sin embargo, el problema será dónde disfrutar del espectáculo. La ciudad cuenta con infinidad de terrazas, y también se puede intentar en lugares como el Templo de Debod, la terraza del Círculo de Bellas Artes o el mirador de Las Vistillas, pero sin duda la contaminación lumínica entorpecerá el espectáculo.

Parques como la Casa de Campo, el Juan Carlos I, el Cerro del Tío Pío o el vallecano parque de las Siete Tetas pueden ser alternativas a las luminosas calles madrileñas. 

Lo mejor es observarlas desde un lugar que tenga un cielo oscuro, sin mucha contaminación lumínica, y preferiblemente sin utilizar ningún aparato que limite el campo de visión. Se recomienda alejarse de los edificios y poder disfrutar del espectáculo en la naturaleza. No hay un momento exacto para ver el máximo de lluvia. Puede ser al principio de la noche o al final, pero en todo caso dura varias horas.

img_jcanyissa_20180808-132316_imagenes_lv_terceros_perseidas_img_4_5_1251493394-k5fF-U451252785686cyH-992x558LaVanguardia-Web

Fuera de la capital

Un tanto más alejados de la capital también hallamos numerosos pueblos con encanto donde disfrutar de la lluvia de estrellas. Es el caso de Buitrago de Lozoya, cuyo castillo, callejuelas e iglesia medieval son dignos de visitar, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural. El embalse de Riosequillo se encuentra muy cerca y es perfecto para aligerar el calor del verano.

1534058029_166045_1534083924_noticia_fotograma

El Berrueco, Bustarviejo, Patones de Arriba, Rascafría, y Navalafuente no se quedan atrás en patrimonio histórico. También se encuentran en la sierra de Madrid, donde visualizar las Perseidas y disfrutar de la naturaleza será tarea fácil.