Proteger para avanzar. Con esta premisa, el Ayuntamiento de Morata de Tajuña ha presentado para su exposición pública y participación ciudadana el nuevo Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de la localidad. Un documento con el que se pretende proteger y conservar 299 bienes que, bien por sus valores arquitectónicos, urbanísticos, históricos, artísticos, culturales, ambientales o paisajísticos, son susceptibles de ser considerados como bienes catalogados.

El Catálogo incluye numerosas viviendas, la mayoría de ellas en el casco urbano, pero también otros edificios singulares, como la Casa Consistorial, el Molino y la huerta de Angulo, la casa-palacio de los Mac-Crohon o la iglesia parroquial. Junto a ellos hay otros bienes como fuentes públicas, una decena de casas-cueva, las antiguas alcantarillas del Ferrocarril del Tajuña, pasos de carruajes, escudos heráldicos o incluso la primera farola que se instaló en el municipio.

Son 299 bienes de interés patrimonial que se han catalogado a lo largo del último año y que ahora entran en un periodo de exposición pública de un mes para que los vecinos puedan presentar sus alegaciones o incluso incluir nuevos elementos.

Cuando el Catálogo sea aprobado no sólo se conseguirá regularizar una situación del patrimonio local, como exige la Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid del año 2013, sino que se apuesta por conservar los valores tradicionales de las edificaciones y trazar la hoja de ruta para que en un futuro no se pierda este patrimonio y se rehabilite de forma adecuada.

Estos bienes de relevancia local además de representar culturalmente al municipio, adquieren un régimen que les permite participar en mayor medida de actuaciones de fomento y financiación para la rehabilitación que ofrecen las distintas administraciones.

 El Catálogo morateño incluye además de los bienes de patrimonio cultural, los de patrimonio natural y de paisaje. Eso supone que elementos como la Isla Taray, con su Platans Hispanicae, un plátano de sombra de 180 años inventariado en el Catálogo de Árboles singulares de la Comunidad de Madrid, aparezcan también junto a espacios singulares como la huerta de Angulo.

Proteger los restos de la Batalla del Jarama

Junto con las viviendas desde los siglos XVII al XX, el Catálogo incluye otro gran bloque de elementos protegidos: Más de un centenar de fortificaciones, puestos de escuadra, cuevas, trincheras, puestos de mando, nidos de ametralladoras y toda clase de refugios edificados durante la Batalla del Jarama y que ahora, por primera vez, quedan catalogados como bienes protegidos. Un paso más hacia la consolidación del patrimonio de la Guerra Civil y su puesta en valor a través de iniciativas como el Parque Histórico de la Batalla del Jarama.