La moda de los deportes acuáticos

Con la llegada del verano y  las altas temperaturas se multiplican las actividades al aire libre. Los deportes acuáticos han sido siempre parte vital del ocio en nuestras playas. Judas Schiller inventó las bicis acuáticas en agosto de 2014, y desde entonces, muchas empresas han surgido para ofrecer el mismo tipo de medio para la navegación marítima. Algunas de ellas ya son tendencia en todo en mundo. Y en España, no podemos ser ajenos a esta moda.

resizer_5 

¿Cómo funcionan las bicis acuáticas?

 

El funcionamiento de estas bicis acuáticas es de lo más sencillo, puesto que no es necesario mantener el equilibrio sobre ella para mantenerse a flote. Se trata de pedalear en una bicicleta estática, pero sobre las aguas del mar. Gracias a este ejercicio, se mueve la hélice que permite navegar, mientras que el manillar se emplea como timón.

 

El funcionamiento de estas bicis acuáticas es de lo más sencillo, puesto que no es necesario mantener el equilibrio sobre ella para mantenerse a flote. Se trata de pedalear en una bicicleta estática, pero sobre las aguas del mar. Gracias a este ejercicio, se mueve la hélice que permite navegar, mientras que el manillar se emplea como timón.

¿Tienen frenos las bicis acuáticas?

Ya sabemos cómo se navega con las bicis acuáticas, ¿pero dónde se encuentra el freno? Lo normal es encontrarlo en el manillar como en las bicicletas más convencionales. Sin embargo, no es así. Para parar la marcha hay que invertir el pedaleo, al más puro estilo de las bicicletas de Ámsterdam.

resizer_1

¿Qué velocidad pueden alcanzar las bicis acuáticas?

La velocidad de las bicis acuáticas depende íntegramente de la rapidez con la que pedalea el conductor, pero la media oscila entre los 15 y 20 kilómetros por hora. No obstante, también es fundamental el hecho de que la bicicleta cuente con batería para disminuir el esfuerzo, mientras se aumenta la velocidad alcanzando cifras superiores a los 25 km/h.

resizer_2

¿De dónde surgió la idea de las bicis acuáticas?

El ideólogo de este invento es Judah Schiller, quien cada día tenía que pasar por el Puente de la Bahía, que une a Oakland con San Francisco, para ir a trabajar. A causa de los largos atascos que se producían en su recorrido diario y también porque el carril de bicicletas únicamente llegaba hasta la mitad del puente, se atrevió a crear una bicicleta que pudiera cruzar la bahía de la gran ciudad surcando las aguas.

resizer_3

¿Cuántos modelos hay de bicis acuáticas?

Aunque Judah Schiller fuera el primero en crear las bicis acuáticas, otras marcas han ido creando nuevos modelos basados en las nuevas necesidades que surgían en torno a este vehículo náutico. La firma Manta5 ha diseñado una bicicleta mucho más manejable en el agua ya que carece de los dos ‘esquís’ con los que se mantiene a flote. Por otro lado, Hydrobikes ha creado distintos tipos, entre los que destacan el Cruiser (bicicleta acuática eléctrica) y el Explorer II Tandem (para dos personas).

resizer_4

¿Cuál es el precio de las bicis acuáticas?

La adquisición de una bicicleta acuática tiene un alto coste. La Schiller S1-C tiene un precio de 5.500 dólares estadounidenses (4.893 €), mientras que la XE-1 de Manta5 supera los 7.490 dólares (6.663 €). En cuanto a los precios que tiene Hydrobikes, son algo más asequibles ya que su modelo Cruiser cuesta 1.999 dólares (1.778 €) y el Tandem, 4.495 dólares (3.999 €). Un capricho al alcance de los más adinerados.

resizer_6

¿Las bicis acuáticas se transportan fácilmente?

Las bicicletas acuáticas tienen la capacidad de plegarse para poder ser transportadas de la manera más fácil y cómoda posible en cualquier coche. La bici acuática ejemplo de Manta5 es perfecta para llevarla en el maletero del coche, pero para cargar otras es necesario utilizar la baca del vehículo.

article-bici-acuatica-invento-made-in-spain-5b23aa1fb45a8

La Manta 5 Hydrofoiler XE-1 es plegable, se monta muy fácilmente y cabe en el maletero de un coche, lo que la hace aún más práctica. 

Cruzar ríos, lagos y mares a lomos de una bicicleta acuática, empleando tu destreza, fuerza y equilibrio puede resultar una experiencia maravillosa y quizá también el origen de un nuevo deporte: el ciclismo sobre agua.