El Museo Picasso-Colección Eugenio Arias presenta una nueva edición de La Pieza invitada, un programa expositivo cuyo objetivo es acercar al público obras de Picasso procedentes de otras instituciones y establecer un particular diálogo con la colección permanente del museo.

En esta ocasión, se trata del linograbado “Bodegón con tentempié, II”, procedente del Museé national Picasso-Paris. Esta obra se encuadra dentro de un conjunto de obra gráfica de principios de los años sesenta –naturalezas muertas con sandías, vasos o tentempiés—, en los que los objetos reciben la luz de una lámpara. Estas imágenes se inscriben en la tradición del bodegón español, centrada en la representación de alimentos o escenas de cocina que en la mayoría de los casos se recortan sobre fondos oscuros, de iluminación contrastada.

El trabajo de Picasso en el ámbito del linograbado se remonta a su encuentro con Hidalgo Arnéra, un impresor de Vallauris. Entre 1954 y 1968 creó más de doscientos grabados sobre plancha de linóleo, con diversos motivos como una serie de paisajes con faunos, músicos y bacanales, variaciones sobre El almuerzo en la hierba, de Manet, entre otros

En Bodegón con tentempié II, realizado entre marzo y abril de 1962, la sobriedad de la técnica, reducida al blanco y negro, se suma a la sencillez de la iconografía. Un pan, una cabeza de ajos, una botella de vino, un vaso y un cuchillo, repartidos encima de una mesa, forman un campestre refrigerio. De este modo, la obra se presenta como un homenaje a la estética de las cosas sencillas y a la vida frugal.

De manera paralela, el Museo ofrece visitas guiadas a La Pieza Invitada todos los domingos, a las 12 h, sin necesidad de reserva previa.