Todas las personas que trabajan, aunque disfruten y amen su trabajo, anhelan esos días del año en los que tenemos vacaciones. Incluso los estudiantes, jubilados y demás personas disfrutamos de esos días de asueto en los que no hay que poner el despertador, ni hacer otra cosa que no sea descansar y pasárselo bien. Durante esos días algunos son partidarios de no perder el tiempo, coger cuatro cosas e ir a descubrir mundo, otros sin embargo prefieren quedarse en casa para descansar y disfrutar de la tranquilidad. Sea como fuere, casi todo el mundo, sobre todo las familias que tienen niños, en las vacaciones se van unos días del hogar para desconectar y disfrutar del buen tiempo en un destino costero disfrutando de la playa o en el interior contando con una piscina donde darse un chapuzón.  

 

Irse de vacaciones no tiene que significar siempre coger un avión, reservar un hotel y pasarse los días viendo los distintos puntos de interés o museos de una ciudad. También puede significar coger el coche o la caravana y dirigirse a alguno de los campings en España o en algún país cercano. Casi todos hemos ido alguna vez en nuestra vida de camping, aunque haya sido cuando éramos niños e íbamos de excursión con el colegio, o durante algún campamento veraniego. Es una forma mucho más económica para viajar y nos permite tener bastante libertad, ya que el campamento se convierte en nuestra base y podemos explorar los alrededores y todos los puntos de interés que tengamos cercanos pero sin andar con las maletas de un lado para otro todos los días.  

 

Esta forma de hacer turismo ha tenido épocas en las que ha gozado de más prestigio que otras, y en la actualidad vuelve a estar en auge. Esto puede deberse a varias razones, la económica es la principal, ya que nos permite salir de casa sin gastar demasiado porque resulta más barato que un hotel y podemos llevar la comida y las provisiones necesarias y no tener que comer en bares o restaurantes gastando más. Otra de las causas son las facilidades y distintas modalidades que ofrecen en la actualidad. Antaño ir de camping suponía dormir en una tienda de campaña o en una caravana. Hoy en día, además de tener recintos en parajes naturales donde se siguen encontrando tiendas, contamos con unas instalaciones cada vez más preparadas y variadas con pequeños bungalows, cabañitas de madera, pequeñas construcciones prefabricadas o incluso el cada vez más conocido glamping, alojamientos en campings de alto nivel y con todas las comodidades de un hotel de lujo.  

 

Es una de las maneras más cómodas de viajar con niños ya que pueden relacionarse con los demás niños que acudan allí y jugar con ellos y divertirse sin que los padres se tengan que preocupar, porque se trata de recintos cerrados y con seguridad. Además, ahora casi todos cuentan con programas de actividades creadas y pensadas para que los más pequeños disfruten al máximo de su estancia allí. Esto permite que ellos disfruten y los padres también puedan realizar sus propias actividades deportivas o simplemente  descansar y tener un momento para ellos mismos. Algunos de ellos también están incorporando pequeños bares y restaurantes donde acudir a entretenidas veladas nocturnas con música, baile y distintas actividades.  


Como ya se ha mencionado antes, existe la opción de pasar nuestras vacaciones en un camping en un país extranjero y de esta forma tener las ventajas que nos ofrece pero también conocer alguna ciudad en la que nunca hayamos estado. Para ello, podemos informarnos sobre los países que ofrecen estas posibilidades en vaycamping y así comparar los distintos establecimientos, controlar sus precios y estar al tanto de las ofertas. En su página, al escoger alguno de los países nos aparecen un sinfín de opciones para filtrar según nuestras preferencias, podemos averiguar los campings que permanecen abiertos todo el año, los que solo abren durante alguna temporada, las actividades y deportes que se pueden practicar, el distinto tipo de alojamiento o si puede llevar uno su caravana, la posibilidad de viajar con nuestras mascotas o incluso si tienen el acondicionamiento necesario para los discapacitados.

Gracias a internet disfrutar plenamente de nuestras vacaciones es posible, ya que podemos hacer las reservas del alojamiento, puntos de interés, actividades y todo lo que se nos ocurra antes de salir de casa, sin preocuparnos de si quedarán plazas o alojamientos asequibles a nuestra llegada al destino elegido. Así, podemos planificar los días que vamos a pasar para que no se nos escape nada y realizar tantas experiencias como queramos. También ayuda a realizar el presupuesto que nos vamos a gastar y no tener que desembolsar una cantidad importante de una sola vez, porque podemos ir haciendo las reservas y pagos con tiempo y en distintos meses.