La Fundación Olivar de Castillejo organiza cada verano las Noches del Olivar, una serie de 60 veladas musicales nocturnas en uno de los lugares más mágicos y poco conocidos de todo Madrid.

image_1_1

Entre el 14 de junio y hasta el 14 de septiembre las noches de martes a sábado son calurosas, pero contarán con una banda sonora clásica en un entorno de lo más especial, ya que el jardín se encuentra rodeado de cientos de olivos centenarios. No hay nada así en ningún otro rincón de la ciudad.

olivar-de-castillejo

Los conciertos (y algunas noches, obras de teatro) empiezan a las 20h y, al acabar, (casi siempre bajo reserva) se puede pasar al final del Olivar, donde unas mesas de madera bajo el emparrado añejo y los olivos se han transformado en Malquerida, un restaurante que abre solo por la noche pensado para cenas ligeras y estivales.

el_olivar_de_castillejo_897_745x497

Propiedad de la Fundación Castillejoherederos de su dueño oficial, creada precisamente para conservar este paraje tan único en Madrid, es uno de esos lugares que hay que aprovechar para conocer cuando sus puertas verdes se abren. Debajo de los olivos, entre las jaras, retamas, romero y lilos, se deja de oír el ruido de los coches y casi ni se ven los elevados edificios del cercano Paseo de la Castellana. Por eso, es el lugar perfecto para un plan de una noche de verano. Una de esas que parece un sueño.

postres-cenas-verano-olivar-castillejo

Nada más llegar, no creerás el espacio tan idílicamente campestre que verás: verde por todas partes, guirnaldas de luces colgando de los árboles, música suave y un ambiente tranquilo.Tendrás la sensación de no estar en Madrid... La comida es lo de menos, pero hay algunas buenas opciones de picoteo para compartir como nachos con guacamole, tacos de cochinita pibil con guacamango, o pan bao de rabo de toro con salsa kimchi y hierbabuena. No vas a encontrar otro lugar así en la capital... 

cenas-de-verano-madrid-olivar-de-castillejo

La oferta musical está acompañada de una propuesta gastronómica que permite cenar tras las actuaciones. Una oportunidad para descubrir un rincón histórico de la capital, (Napoleón acampó allí en diciembre de 1808 para supervisar directamente la conquista de Madrid), que podrá disfrutarse hasta el próximo 14 de septiembre. Al Olivar de Castillejo se accede por la calle de Menéndez Pidal, 3B. Más información en http://fundacionolivardecastillejo.org.

POR QUÉ IR

el_olivar_de_castillejo_4187_745x414

Porque si no sabías que existía este lugar en Madrid, tienes que descubrirlo. Y si lo sabías, querrás volver.

EXTRAS

El jardín tiene un rincón más aún, uno también al aire libre, pero más íntimo por la vegetación que lo rodea y que han transformado en el espacio Voll Damm, disponible para eventos privados de hasta 100 personas.

el_olivar_de_castillejo_2946_745x497