Si estás empezando a entrar al mundo laboral, tal vez te has preguntado cómo se maneja el marco legal de las vacaciones laborales, como a partir de cuándo puedes tomarlas o los derechos inalienables que como trabajador tienes.

Hoy en día existe una buena cantidad de jóvenes que se encuentran ingresando a la maravillosa vida adulta y por consiguiente, al mundo laboral. Muchos de estos, e incluso aquellos que llevan más años de experiencia, todavía no conocen el marco legal de las vacaciones laborales y como es bien sabido, es necesario ser conscientes de nuestros derechos para siempre hacerlos valer.

Regulaciones legales

En España existen una serie de leyes y convenios en los cuales se expresan distintas situaciones referentes a las vacaciones laborales y los derechos de los trabajadores, como la constitución, en la que se menciona que los poderes públicos deberán velar por el bienestar de los trabajadores garantizando, por ejemplo, el descanso necesario a través de las vacaciones periódicas retribuidas.

Desde este primer momento puede decirse que todo trabajador dentro del país tiene derecho a tomar un descanso de su vida laboral, sin embargo, es en el Estatuto de los Trabajadores en el que se hace mención, con mayor detalle, de este derecho y sus implicaciones, tanto para la persona como la empresa que contrata.

Días mínimos de vacaciones

Dentro de este Estatuto, como explican en su blog los expertos de sdelsol.com, podemos encontrar varios artículos referentes a toda cuestión laboral, los requerimientos para los contratantes, los derechos de los trabajadores y las obligaciones de cada parte que sirven para fijar un estándar mínimo de calidad laboral en cualquier empleo dentro de España.

De acuerdo con el documento, la cantidad mínima de días de vacaciones que debe ser respetada en cualquier lugar de trabajo es de 30 días, por lo que toda empresa debe otorgar a sus trabajadores un número de días de descanso periódico igual o mayor a este, el cual será fijado por medio de un convenio colectivo o contrato individual.

En lo que se refiere al período, este será fijado en mutuo acuerdo por el contratante y la persona en cuestión, en donde este último debe estar enterado de este período vacacional por lo menos dos meses previos al comienzo del mismo; es decir, todo trabajador debe ser consciente de cuáles serán las fechas en las que podrá hacer uso de su temporada vacacional.

¿Qué pasa si surge algún inconveniente durante el período vacacional?

El estatuto es claro y efectivo en su intención de velar por este derecho del ciudadano ya que, en caso de que este sufra de alguna incapacidad durante su período vacacional, este podrá ser reagendado a fin de que el beneficiario pueda gozar de manera plena de este tiempo de descanso.

Así también, para evitar cualquier conflicto de intereses, el tiempo vacacional no puede ser intercambiado por ningún tipo de retribución económica, por lo que si el contratante quisiera pagar a cambio de la estancia de la persona, esta podrá de cualquier manera obtener sus días de vacaciones.

Lo más importante de todo esto es que, sin importar el número de días de vacaciones obtenidos al año, que deben ser igual o mayor a 30 en todos los casos, el trabajador obtiene su remuneración económica normal por los servicios prestados durante este tiempo.

Recuerda que el conocimiento es poder y conocer tus derechos te permitirá poder hacerlos valer en todo momento.