La llegada del verano se presenta todavía muy lejana. Apenas hemos comenzado febrero y el duro invierno, de modo que aún faltan unos meses para poder disfrutar de las terrazas, las piscinas y las escapadas a la playa.

Sin embargo, el calentamiento global y el cambio climático están revolucionando por completo la climatología y la meteorología. Por este motivo, y también porque las piscinas necesitan mantenimiento durante todo el año, os ofrecemos los mejores consejos a seguir para preparar esta instalación correctamente de cara a los días más calurosos del año.

No olvidemos que tener una piscina es siempre divertido y refrescante, pero la contrapartida es ese trabajo de cuidado y mantenimiento que obliga a adquirir maquinaria, herramientas y ejecutar tareas de limpieza periódicas.

Las tareas básicas de limpieza

Cuando la piscina está en funcionamiento, mantenerla limpia es imprescindible para garantizar un uso adecuado de la misma. Pasar una red de malla todos los días sirve para retirar las hojas, los insectos, las ramas y restos vegetales y otros desperdicios.

La red de malla sirve para evitar que los objetos se hundan al fondo de la piscina, lugar en el que pueden ser mucho más difíciles de alcanzar.

Limpiafondos

Pasar la red de malla cada día para evitar que se acumule suciedad en el vaso no impide hacerse con un buen limpiafondos. Como su propia palabra indica, los limpiafondos sirven para limpiar el fondo de las piscinas, y dependiendo del modelo, además las paredes.

Para que estos aparatos tengan más durabilidad, es importante comprar el Limipiafondos que mejor se ajuste a tus necesidades. Un bueno modo de saber cómo ayudan estos dispositivos a limpiar la piscina es consultando el portal Limpiafondos.top, que muestra información completa sobre amplia variedad de modelos. 

En caso de que el limpiafondos no sirva para limpiar las paredes, una opción es utilizar un cepillo para piscinas con mango largo. Las aspiradoras deben ser vaciadas al menos una vez a la semana y los desechos de dentro del cesto hay que enjuagarlos con un grifo externo para limpiar adecuadamente.

Soplador de hojas y otros utensilios para limpiar los alrededores de la piscina

Además de la red de malla y el limpiafondos, otro aparato que contribuye a que la piscina acumule menos suciedad es el soplador de hojas. Cuando hablamos de herramientas o utensilios que ayudan a esta tarea podemos incluir también escobas e incluso algún tipo de barrera física que impide el acceso de algunos elementos a la piscina.

Un soplador de hojas es especialmente útil en aquellas piscinas que tienen en su alrededor espacios verdes y árboles o arbustos para dar sombra. Aunque en verano no es habitual que caigan muchas hojas, en otoño e invierno, si el vaso no está cubierto, hay que pasar el soplador de hojas de manera frecuente, especialmente en los días con más viento.

Para saber más sobre el soplador de hojas, puedes consultar la web especializada Sopladordehojas.eu donde nos muestran los diferentes modelos así como las diferencias entre aparatos eléctricos o de gasolina.

El equilibrio químico de la piscina para favorecer el baño

Más allá de la limpieza, una cuestión muy relevante y necesaria a revisar son los químicos de la piscina. Es fundamental controlar el pH del vaso ya lleno todas las semanas para asegurarse de que la acidez y la alcalinidad están entre los rangos correctos.

Si el pH es muy ácido o muy alcalino, no solo puede resultar peligroso para los bañistas, sino que puede favorecer la presencia de bacterias y otros microorganismos nocivos. Además, los niveles altos de pH pueden corroer los metales, incluyendo el sistema de filtros y el equipo de limpieza de la piscina.

Un último aspecto a cuidar es el cloro. Este elemento evita que las bacterias sobrevivan y se reproduzcan en el agua. Una piscina con un desequilibrio en el pH o en el cloro puede convertirse en un problema serio. Sin embargo, demasiado cloro puede ser también peligroso, afectando al pelo o a los textiles.

El cloro es un químico bastante agresivo. Muchos usuarios de piscina prefieren verter sal sobre la piscina para evitar usar cloro, por ser menos perjudicial para el cuerpo. En cualquier caso, se utilice cloro o no, es vital medir regularmente la calidad del agua de la piscina.