En el mes de julio informamos sobre los recursos de la promoción XXXII de la Policía Nacional, donde se incumplían las sentencias judiciales dictadas tras casi 3 años de sufrimiento y larga espera. El asunto sigue actualmente en los juzgados, pendiente de resolución por la Sección de Ejecuciones y Extensiones de Efectos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. 

 

Un total de 28 opositores se han encontrado lo siguiente: un examen de psicotécnicos, como última prueba para su acceso como alumnos de la Escuela Nacional de Policía, prueba que no pudieron realizar en la convocatoria 2015, de la cuál se les excluyó arbitrariamente en fases como la entrevista o el reconocimiento médico.

 

Este último examen se hallaba explícitamente descrito en las sentencias judiciales, formando parte del cumplimiento del fallo de las mismas, el examen debía cumplir con los mismos criterios y parámetros que el examen que realizaron en la promoción que les correspondía, y en cambio, lejos de obedecer lo que claramente señalaba, se convirtió en una cacería, a modo represalia, por haber ejercido el derecho que asiste a los aspirantes de acudir a la justicia, siendo un examen muy alejado de lo habitual y con un nivel de dificultad desmedido, lo cual provocó el suspenso de todos ellos.

 

Solo queda esperar que los magistrados del TSJM resuelvan esta situación, velen por el cumplimento de sus sentencias y se haga justicia con los opositores.