Hace unos años analizábamos en este mismo medio los Despilfarros en Obras en la Comunidad de Madrid, pero parece que, como dicen del Gordo de Navidad, este es un fenómeno bastante repartido

Hoy, la Comisión Nacional de los Mercados y de Competencia (CNMC), (cuyos estudios hay que tener en cuenta, como indicábamos en el artículo ¿ALSA nos Roba?) estima que unos 47 500 mill.-€ anuales (un 4,7 % del PIB) eran consecuencia de los sobrecostes ocasionados por un deficiente sistema de contratación pública.

En las dos últimas décadas, según las estimaciones del estudio de nuestros geógrafos favoritos, las administraciones públicas han comprometido más de 81.000 mill.-€ en infraestructuras innecesarias, abandonadas, infrautilizadas o mal programadas. Con sobrecostes en muchos casos desproporcionados o muy superiores a los niveles medios estimados por informes elaborados por la Unión Europea.

En el informe del despilfarro que analizamos en un artículo anterior, se estudian actuaciones con presupuesto superior a los 10 mill.-€ (en los tres niveles de gobierno, estatal, regional y local) que en la actualidad permanecen cerrados o en desuso, aquellos otros que están infrautilizados (capacidad de vehículos, pasajeros o mercancías respecto a previsiones iniciales, actuaciones deportivas, eventos culturales), aquellos que han supuesto sobrecostes desproporcionados, y proyectos rescatados por los poderes públicos que han debido asumir sus deudas.

Captura_de_pantalla_201-01-11_a_las_2052 

Captura_de_pantalla_201-01-11_a_las_2055

El despilfarro en líneas de alta velocidad suma un total de 26.240.-€, casi una cuarta parte de los despilfarros analizados

Captura_de_pantalla_201-01-11_a_las_21001

Las autopistas rescatadas, infrautilizadas o directamente cerradas suman un total de otros 6.000 mill.-€

Captura_de_pantalla_201-01-11_a_las_2101

Aquí se encuentra el aeropuerto Madrid Barajas, del que hace tiempo se habla de realizar uno nuevo, y todavía muy por debajo de su capacidad total

Captura_de_pantalla_201-01-11_a_las_2102

Tabla 9. Recursos inadecuados o con elevados sobrecostes en la red de desaladoras, desalinizadoras y depósitos subterráneos de gas. Mill.-€

Aquí está el famoso Proyecto Castor, pero la población no sabe que sólo es una tercera parte del problema, 1.760 de 4.300.-mill € en proyectos ineficientes

 

CONCLUSIONES

Según las conclusiones del estudio, el Despilfarro en infraestructuras no es un fenómeno exclusivo de España, pero en nuestro caso es una cantidad sangrante. Desde 1995 en España se hubieran podido invertir con mayor grado de eficiencia económica y social una cantidad de 80.000 mill.-€, que se han gastado mal o se han comprometido en infraestructuras ociosas, infrautilizadas, innecesarias o cerradas y en proyectos o eventos efímeros o inútiles.

Desde 1995 en España se hubieran podido invertir 80.000 mill en infraestructuras ociosas, infrautilizadas, innecesarias o cerradas y en proyectos o eventos efímeros o inútiles.

En España se ha realizado una asignación inadecuada de recursos públicos en materia de inversiones (incluidos fondos europeos). Y Nuestros amigos geógrafos piden denunciar excesos y reclamar mayor rigor.

Priorizando de manera irracional e ineficiente la inversión en infraestructuras como líneas de alta velocidad en detrimento de, por ejemplo, inversiones en educación, formación e innovación, o de inversiones en áreas de gran relevancia, como ferrocarril de cercanías o de media distancia que hubiera facilitado mejoras sustanciales en movilidad sostenible.

El estudio propone poner en el centro la gestión de la movilidad de los ciudadanos; y la consideración de corredores logísticos para las mercancías y la falta una gran estrategia consensuada de adaptación al cambio climático.

La visibilidad y favorable acogida de la gran obra pública, la “tiranía del ciclo político”, la necesidad de obtener rédito electoral inmediato, el bajo coste político, junto a la posibilidad de obtener de forma irregular financiación para partidos políticos esté en la base de la explicación. Además, hay que tener muy en cuenta el Coste De La Conservación De Estas Infraestructuras, el AVE, los aeropuertos, o que han pasado a manos del estado tras la nacionalización de varias autovías de peaje. Ahora, esa conservación, la pagamos todos (y para algunos no la paga nadie), eso es un error

Los ciudadanos han tomado plena conciencia del problema de la Corrupción, pero no tanto del DESPILFARRO DE RECURSOS PÚBLICOS. El coste político es menor, si existe, en el segundo caso. Sin embargo, el problema es importante y es estructural.

De la Corrupción tenemos evidencia de los casos que han llegado a los tribunales y del aumento de la percepción ciudadana. El Despilfarro puede tener cuatro dimensiones:

  1. a) una en forma de Corrupción;
  2. b) otra en forma de sobrecostes;
  3. c) otra en forma de obras infrautilizadas o inútiles, y
  4. d) otra en forma de priorización inadecuada de inversiones.

Se necesitan muchas investigaciones a escala regional y local para conocer la verdadera dimensión, así como acceder a información de los organismos inversores de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas y gobiernos locales, muy reticentes a proporcionar información actualizada y desagregada. Además, no es delito, de modo que la dificultad para obtener información a través de sumarios no es posible.

Suele decirse que la Corrupción ha afectado más a la escala local y regional que a los niveles de la Administración General del Estado. Sin embargo, el Despilfarro de recursos públicos nuestras primeras estimaciones indican que el volumen es igualmente muy importante en aquellas áreas inversoras que son competencia de la Administración General del Estado.

España ´debe disponer de instrumentos eficaces para la evaluación de un proyecto de infraestructuras antes, durante y después, con criterios e indicadores objetivos y transparentes.

Solo se dispone de informes de género, de impacto ambiental, poco eficaces, o para el control de legalidad de expedientes y de estudios a la carta sobre posibles efectos económicos, documentos que han equivocado por completo sus previsiones.

Este trabajo independiente, esencial de evaluación desde el punto de vista de la eficiencia y la rentabilidad social, no lo hace el Tribunal de Cuentas y tampoco los órganos regionales equivalentes.

Hay que crear organismos dependientes de los parlamentos, cuyas conclusiones estén basados en estudios de organismos independientes, para evitar malas prácticas o la posibilidad de cambiar decisiones correctas por la llegada de un nuevo gobierno. Los países con instituciones eficaces y honestas prosperan promoviendo entornos que facilitan el crecimiento económico, facilitando la extensión de servicios públicos de calidad y ganando la confianza de los ciudadanos, confianza que ahora está perdida.

Los países capaces de controlar el Despilfarro en la contratación pública son capaces de usar sus recursos más eficientemente, atraen más inversión

La interpretación de la colaboración público-privada actual es típica del modelo definido como “Crony Capitalism”: si la inversión reporta beneficios, estos quedan en manos de los inversores privados cercanos al poder, pero si arroja pérdidas el sector público rescata la inversión y asume las deudas.

Y yo añado que es deber de los votantes tener en cuenta, en su Ayuntamiento, Comunidad Autónoma y a Nivel Estatal, quien realiza este despilfarro, y pedir explicaciones. Porque igual que en una familia “tirar el dinero” empobrece y reduce las oportunidades de todos sus miembros, el despilfarro en obras inútiles empobrece y reduce el desarrollo de todo el país.

¿Y ustedes al votar, lo han tenido en cuenta?

Santiago Durán García

Arquitecto Técnico (UPM) MDI Máster En Dirección Inmobiliaria (UPM) EEM Gestor Energético Europeo (UPM European Energy Manager)

  1. 618.519.717

www.sduran.es /santiagodurangarcia@gmail.com / s.duran@sduran.es

BIBLIOGRAFIA

¿Por qué en España se construyen tantas infraestructuras que no se utilizan? Germà Bel

Aproximación a la Geografía del Despilfarro en España: balance de las últimas dos décadas Juan Romero, Dolores Brandis, Carmen Delgado, José León García, María Luisa Gómez Moreno, Jorge Olcina, Onofre Rullan, Fernando Vera, Joan Vicente. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, 77, Tablas Juan Carlos Collado