Miles de madrileños manifestaron su repulsa a Sánchez en Colón, que ya es por derecho propio un símbolo de las fuerzas conservadoras. No en vano la hazaña de Colón, bajo el amparo y patrocinio de los Reyes Católicos, fue el más grande hito en la historia de España.

Unas 15.000 personas, según la policía, acudieron ayer a la manifestación convocada por una representación de la sociedad civil española protestando por el indignante pacto de investidura entre el PSOE, Podemos y ERC. Una manifestación, que a pesar de ser masiva, no tenido apenas repercusión en las televisiones, debe ser que no lo consideraron relevante.

Asistieron algunos representantes políticos entre los que destacan el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, que acudieron a la manifestación por el «Futuro de una España Unida».

La convocatoria transcurrió entre la confluencia de las calles Goya y Alcalá y finalizó en la plaza de Colón, donde se ha leído un manifiesto. Posteriormente, varios centenares de los manifestantes acudieron desde la plaza de Colón hasta la carrera de San Jerónimo, en los aledaños del Congreso de los Diputados, donde se celebraba la sesión de investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez.