Un plátano con piel sin extremos, en una olla con un litro de agua al fuego más una cucharadita de canela hasta que se forme la infusión. Esta sencilla mezcla de aún más sencilla preparación, tomada una hora antes de dormir por 10 días, es el puente que te llevará del insomnio a los confortables brazos de Morfeo.

Ya sea de manera crónica u ocasional, gran parte de la población ve afectados sus patrones de sueño, uniéndose así a la comunidad de personas que sufren de insomnio.  Este encuentra su origen en una larga lista de desencadenantes entre los que se puede mencionar como principales estrés, ansias fuera de control, una dieta poco saludable o desequilibrada, el estilo de vida y los itinerarios de trabajo, ciertos medicamentos o inclusive malestares, enfermedades y dolencias que perturben al afectado a la hora de dormir.

Esta afección no solo disminuye la salud sino que llega a ser un serio atenuante para la calidad de vida de quienes lo padecen.  Existen profesionales formados para combatir estos trastornos y siempre deben ser la primera opción ante quien acudir para solucionar esa situación.

Sin embargo, las virtudes de la naturaleza, recolectadas por la sabiduría de las abuelitas, ponen a disposición esta infusión que aporta los beneficios del plátano con su efecto saciante el cual disminuye la ansiedad, estimula la liberación de serotonina necesaria para la relajación y aporta su alto contenido de potasio y magnesio. Por su parte la canela logra inducir con su aclamada fragancia la sensación de confort y bienestar, además de mantener en los niveles deseados el azúcar en la sangre, mejora la digestión y relaja los músculos. La mezcla de ambos componentes disminuye también el cortisol en la sangre lo que optimiza el descanso