Ya pasó el tiempo en el que nuestro colaborador y hoy entrevistado Ricardo Saenz de Ynestrillas, estaba en todos los medios y hace algunos años que está retirado de los focos de los medios, es por lo que quizá creemos importante esta entrevista. Unos dicen que porque los medios le han olvidado ya que ya no interesa, al no ser el facha de cabecera y otros porque él mismo ha decidido quedarse a parte de esos medios.

De una manera o de otra no se puede dejar atrás que es un personaje cuanto menos polémico, con las ideas clarísimas para unos y con un cacao mental para otros y son pocos los que le defienden desde un mismo inicio de su carrera política.

Para el Correo de Madrid y en su afán de dar voz a todos aquellos que están dispuestos a dar algo por España, su grandeza y su unidad, no nos cabe duda que Ricardo tiene que estar en esta serie de entrevistas y el que piense lo contrario, que revise la hemeroteca.

Se podrá o no estar de acuerdo con él, el que le entrevista no lo está, pero nunca se podrá poner en duda su servicio, su patriotismo y entrega. Por otro lado, los que tenemos la oportunidad de coincidir alguna vez con él,  no podemos nada más que decir que es un tipo noble.

Como siempre, o casi siempre, atendió a la llamada del Correo y no tuvo ningun problema en volver a aclarar su nueva situación política que como verán dice no diferir mucho de la primigenia.

Pasen y disfruten seguro y luego valoren:

 

 

¿Cómo se puede pasar de ser alguien muy conocido de lo que los medios denominan como ultraderecha a acercarse a Podemos?

La verdad es que yo nunca me he considerado de extrema derecha, ni de ningún tipo de derecha. Siempre he dicho que si no simpatizo con ninguno de los postulados de la derecha es imposible que sea extremista de la misma. Sé que es un clásico que los miembros de los grupos de extrema derecha traten de quitarse el sambenito de tales pero en mi caso es real. Cuando se entiende mi origen falangista auténtico, del sector primigenio de la auténtica falange, el que trataba de acercar postura con la CNT a través de Abad de Santillán y Ángel Pestaña e incluso del propio Buenaventura Durruti, el que siguió a Hedilla pero sobre todo a Narciso Perales y Javier Iglesias, el que marcó su carácter antifranquista y revolucionario, el de la FNAL, el FSR, la primigenia FA, Falange Clandestina, etc, no es difícil advertir que el programa original de Podemos asumía, con el mismo espíritu, además, buena parte de los postulados del falangismo que refiero, nada que ver con la ultraderecha, el neoliberalismo, el conservadurismo o el francofalangismo capitalista.

Jose Antonio tuvo acercamientos al Partido Sindicalista de Ángel Pestaña e incluso acercar posturas con la CNT, como con Diego Abad de Santillán. Ésta es la Falange que yo reivindico

¿Fue de repente o poco a poco?

Reconozco que, aún con los matices que acabo de señalar, las organizaciones en las que milité se ubicaban en la ultraderecha, ubicación política donde prácticamente nací a la política pues me afilié con 11 años a Fuerza Joven, dentro del "francofalangismo". Afortundamente muy pronto tuve la ocasión de contactar, dentro de Fuerza Joven, con jóvenes provenientes de la Falange Auténtica e incluso, mucho antes, de la Liga Comunista Revolucionaria y la Joven Guardia Roja que marcaron mi formación, mis inquietudes y mi posterior evolución política. Esa era la peculiaridad de Fuerza Joven, donde convivíamos facciones tan distintas y distantes como fascistas, franquistas, católicos preconciliares militantes, neonazis, patriotas en general, carlistas, francofalangistas y Falangistas auténticos (es decir, de izquierdas). Desde el comienzo nos formamos y debatimos sobre política y ya en 1982, tras la disolución de Fuerza Nueva y Fuerza Joven, su rama juvenil, creé la Legión de San Miguel Arcángel, donde ya pueden verse nuestras reivindicaciones revolucionarias más cercanas al anarcosindicalismo que a otra cosa (las tengo publicadas en mi libro "Ynestrillas: Crónica de un hombre libre")
52bfee6d11f52000000__grande__
Por tanto, mi evolución empezó con 11 años, en el 1976 y se ha terminado de conformar en el 2009, en continua evolución y desarrollo, tras mi paso por la Falange de Andrino, de la que dimití siendo Secretario Nacional de Acción Política al comprobar que no tenía nada de falangista y sí mucho de francofalangistas de extrema derecha...otra vez.
Me impresiona comprobar como los fachas parecen alucinar de que alguien evolucione políticamente cuando esto es lo normal. Si con 50 años piensas como cuando tenías 12 o 13 años, no es que tengas "ideas fijas" sino que eres retrasado mental. Jose Antonio, al que los ultras dicen seguir sin conocerle en absoluto, y quedándose con sus primeros pasos en política en vez de los últimos, en tan sólo 5 años, tuvo la misma, o incluso más radical, evolución que yo. Comenzó como un aristócrata monárquico reaccionario y contrarrevolucionario de ultraderecha que defendía, exclusivamente, la memoria de su padre, el dictador Primo de Rivera. Con las candidaturas monárquicas se presentó a las elecciones en las listas de Unión Monárquica en las que fracasó. Y cuando sacó su escaño lo hizo integrado en una coalición conservadora monárquica. Luego fundó la Falange, tras el MES-FE (siglas que significaban Fascismo Español) y se subió al carro de los fascismos cuyos aires recorrían Europa y el mundo, para terminar con el discurso que marca su mayor punto de inflexión, que es el del Círculo Mercantil el 9 de abril de 1935 donde para los Auténticos nace de verdad la verdadera Falange. Con ella intentó aproximarse al Partido Sindicalista de Ángel Pestaña e incluso acercas posturas con la CNT, como con Diego Abad de Santillán. Ésta es la Falange que yo reivindico y cuyos primeros pasos marcó el fundador. Sólo 5 años! y no veo a los fachas (incapaces de leer y formarse, de reflexionar, crecer políticamente y evolucionar) llamarle traidor. Lo sorpendente es que, para esos "falangistas ultraderechistas" tampoco fue traidor el violador de la Falange, el déspota genocida Francisco Franco.

Puede contar de forma sintética el proceso....

Tras la Legión de San Miguel Arcángel fundé el Movimiento Social Español (MSE), ya de marcado carácter nacional-sindicalista. Pero por cuna y ubicación política, me seguí rodeando de las personas y de los entornos en los que nací y me fui desarrollando, es decir, la extrema derecha. Después vendría la Alianza por la Unidad Nacional (AuN) tan conocida por las campañas del Norte que, aun de ideología falangista, tuvo que pactar con otros grupos ultras y, tanto el ideario como la militancia, se siguió nutriendo de gente más bien facha.

Aún así mis mensajes eran netamente falangistas y revolucionarios, y más de una trifulca provocaron en la tribuna de oradores por ello mismo. Pasé luego por la Falange de Andrino, donde ocupé el puesto que te indiqué más arriba y terminé dimitiendo al serme ya insoportable más tiempo de convivencia con la reacción ultraderechista.
ori_noti77
La paradoja era que siempre he intentado reconducir a mis seguidores, más bien ultras, al falangismo revolucionario que señalo, pero era imposible y me convencí de que el que sobraba en ese espacio era yo y mis ideas. Desgraciadamente mi padre no me afilió a la Auténtica de niño, sino primero a la OJE y luego a FN, así que mi recorrido, lógicamente, hubo de ser mayor (muy parecido el de Jose Antonio, por otra parte)

Tras viajar a Argentina, siguiendo los pasos de Javier Iglesias (miembro de Fe de las JONS Auténtica que fue asesinado en Buenos Aires siendo fundador de la organización justicialista Los SINTECHO) en las Villas de Emergencia bonaerenses, contacté con militantes del Movimiento Peronista Auténtico (MPA) e incluso con otros del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) de ideología marxista-leninista. Esa distancia, esa perspectiva, me permitió centrarme, sin cesiones ni cortapisas, en el sindicalismo revolucionario en el que se inscribe el falangismo auténtico. Cofundé, entonces, la Mesa Nacional por la Revolución y después La Bandera Negra, de amplia difusión y breve trayectoria. Y después, profundizando en esa misma línea, Izquierda Falangista y el Frente Sindicalista Revolucionario (FSR), que acabó transformándose en la Federación Sindicalista Republicana (FSR), tendencia que confluye con el Movimiento Falangista de España del que soy, en la actualidad, el Secretario General.

¿Cómo se puede conjugar lo que antes defendía con lo que defiende ahora?

Lo que defiendo ahora es el resultado de la evolución que te he señalado y existe una trayectoria vital, de autenticidad, profundización y estudio del verdadero falangismo, desde cuya atalaya el mensaje original de Podemos sonaba muy afín. Otra cosa es que lo haya traicionado enseguida.

El Podemos actual ha demostrado ser más de lo mismo: casta pura y dura


¿Hay dos Ricardos bien diferenciados?

Quizá sí para el gran público, que suele ser reticente a la hora de realizar el trazo fino, de reflexionar y escuchar los mensajes, más que los eslóganes y las frases hechas. Para ellos está el Ricardo fascista, o mejor, "jefe de los fascistas", y el Ricardo "rojo o anarquista". Sin embargo, ni antes fui tan fascista (en lo ideológico, sí más en la actitud) ni ahora tan anarquista. Nunca fui franquista ni ahora soy comunista. Ya te digo que la gente es más de trazo grueso, de brocha gorda, de titulares, más que de contenido de lo que lee. Se quedan sólo en la carátula, en la corteza, en la cáscara y en la retórica. Repiten la misma música pero no se paran a escuchar la letra. Y mucho menos a ponerla en acción.

Algunos sostienen la teoría que no hay tanta diferencia entre el nacional sindicalismo a lo que propone Podemos.

El Podemos actual ha demostrado ser más de lo mismo: casta pura y dura. Un partido social-demócrata que ha renunciado a sus primigenias banderas, a saber: República, patria popular, sindicalismo revolucionario, nacionalización de la banca y los sectores estratégicos, etc. ¿te suenan de algo? No creo. Pues es el ideario de la Falange de José Antonio del 1935 en adelante.
ynes-podemos-cutout
¿Tuvo que cambiar por completo de vida y de amistades o no necesariamente?

No he cambiado más que de ubicación política. Y de la mayoría de compañeros de viaje que han demostrado que nunca fueron falangistas. Sino seguidores del engendro reaccionario y meapilas francofalangista. De amistades, de los pocos de aquéllos que lo eran de verdad, no he cambiado.

Franco se adueñó de la Falange a la que violó y vació de contenido convirtiéndola en la comparsa de su partido único, remedo del fascismo, donde se quedó con la nomenclatura, simbología y saludos para convertirla en la guardia de la porra de la burguesía más reaccionaria, cerril, oligarca y extremoderechista


¿Entiende que muchos camaradas de entonces se sintiesen decepcionados?

Yo soy quien me siento decepcionado con ellos. Ellos son los que traicionan el espíritu y la letra del falangismo revolucionario, aquel que confundó las Comisiones Obreras, el del Padre LLanos, el del propio Anguita, por abrazar el ultraconservadurismo trasnochado, vacuo y folclórico, carente de contenido y enmarcado dentro del neoliberalismo reaccionario de Ciudadanos (lleno de fachas) y de VOX, ultraderecha pura y dura de las que le gustan a esos falsos falangistas que denigran el nombre y la simbología de la Falange ya inutilizable sin que te tachen de fascista o nazi. Ellos lo son. Y se sienten a gusto siéndolo. A mí me repugna.

¿Franco fue un dictador?

Desde luego. Reprimió a todo el que pensaba diferente. Fusiló, extrañó, exilió y condenó a cadena perpetua a todo disidente, incluso a muchos falangistas que se negaron a traicionar la auténtica falange: Gerardo Salvador Merino, Marciano Durruti, hermano de Buenaventura, J. Pérez de Cabo, Patricio González de Canales, Juan José Domínguez, Manuel Hedilla, y un largo etcétera. Y todo ello lo hizo adueñándose de la Falange a la que violó y vació de contenido convirtiéndola en la comparsa de su partido único, remedo del fascismo, donde se quedó con la nomenclatura, simbología y saludos para convertirla en la guardia de la porra de la burguesía más reaccionaria, cerril, oligarca y extremoderechista. Justo aquéllo de lo que ya nos alertaba Jose Antonio cuando dijo: "Consideren todos los camaradas hasta qué punto es ofensivo para la Falange el que se la proponga tomar parte como comparsa en un movimiento que no va a conducir a la implantación del Estado nacionalsindicalista, al alborear de la inmensa tarea de reconstrucción patria bosquejada en nuestros 27 puntos, sino a reinstaurar una mediocridad burguesa conservadora (de la que España ha conocido tan largas muestras), orlada, para mayor escarnio, con el acompañamiento coreográfico de nuestras camisas azules". Que es exactamente lo que el violador de la Falange hizo con ella.

¿Está de acuerdo con la exhumación?

Desde luego. Ni fue caído ni fue falangista, sino el violador de la falange y es una ofensa su proximidad con su víctima: Jose Antonio y su Falange.
1022_hqdefault
¿Se posiciona en el antifascismo o habría que matizar su postura?

Claro que sí. El fascismo es la guardia de la porra de la burguesía derechista. Es represión, totalitarismo y enfrentamiento guerracivilista. Y yo lucho contra todo eso.

¿Qué le parece el gobierno PSOE con el apoyo de Podemos y los separatistas, incluso filoetarras?

Una medida necesaria para echar al PP, pero eso no basta. Se ha convertido todo en un esperpento, un bochorno. Desde que Pablo Iglesias ha traicionado su mensaje original he dejado de apoyar a Podemos. Y no volveré a hacerlo hasta que recupere su senda original con alguien coherente y auténtico.

¿Iría en las listas de Podemos si se lo ofreciesen?

Hoy día no por lo que acabo de explicarte. Ahora es la marca blanca del corrupto PSOE.

¿Quiere añadir algo?

La gente debería huir de las etiquetas y pensar por sí misma. Formarse, leer, reflexionar, profundizar. Cuando el dedo señala la luna, sólo el idiota mira el dedo. Y existe frikismo tanto en la izquierda, que no es sino socialdemócrata (incluso Podemos) o en la derecha, ahora en sus tres versiones neoliberales provenientes del PP. Ya no te digo en los ultras de un lado y de otro.