Se trata de jóvenes, residentes en zonas obreras, y de un perfil indignado. Se plantean castigar a Pedro Sánchez por ceder ante los independentistas

El dato, afirman los socialistas, es “más que preocupante”, porque el total de los indecisos incluye únicamente a los que no saben a qué partido van a votar, sino, “sobre todo”, a aquellos que “saben perfectamente a quién van a apoyar el próximo 28 de abril pero prefieren no decirlo”.

Rastreando los lugares en los que más se ha repetido el “no sabe / no contesta”, el PSOE ha detectado que esas supuestas dudas de los votantes se dan, sobre todo, en zonas de escaso poder adquisitivo, donde el votante es más cambiante, pero donde, a priori, “si vas a votar a Vox prefieres callártelo cuando te lo preguntan”.

Así las cosas, los analistas y expertos demoscópicos del PSOE concluyen que gran parte del 40% de indecisos detectado por el CIS es “voto oculto para Vox”.

De esta forma, afirman las fuentes consultadas, la población más joven, que ha votado en pocas elecciones generales o vota por primera vez, va a ser decisiva en estas generales. Y., teniendo en cuenta que hace cuatro años ese “voto indignado” fue en su mayoría a Podemos, “no hay que descartar que ahora pase lo mismo, pero con Vox”.